martes, 30 de noviembre de 2010

De notas en los márgenes...



Soy muy desordenada. La gente no lo cree, pero desde que era niña el desorden reina aparentemente por donde paso. No obstante, como cualquier desordenado siempre se excusa, sé donde anda todo. Sé perfectamente donde está situada, por ejemplo, mi antología de Federico García Lorca, que no he tocado desde el instituto. Como un robot, me dirijo al sitio que ocupa en mis estantes y en apenas unos segundos, doy con ella, apenas arrugada por los años. La abro. Siempre me gustó García Lorca, como Miguel Hernández. El ejemplar ha resistido bien el paso del tiempo y ocupa esa parte dedicada a los y las poetas que está en una esquina a la derecha de mi estantería. Gil de Biedma y Louis Aragón la resguardan a uno y otro lado. Abro una página al azar y aparece ‘Elegía’, y en un margen una nota manuscrita. Apuntes de clase, opiniones de otros. No me gusta anotar los libros. Por eso, esa nota en los márgenes no me gusta. Que se deslice de esa manera por la página no me gusta. Busco otras, no obstante. Crítica de otros, palabras de una profesora estricta que nunca nos contagió el gusto por la literatura. Andaba más preocupada por que aprobásemos la selectividad. No la culpo, hay que ser prácticos en la vida. Sigo buscando. Más notas. En los márgenes. Mi letra es clara y ordenada. Aún la conservo en gran medida, pero no del todo, mucho ha cambiado y supongo que eso se refleja en la letra. Sigo ojeando. Las notas indican que hay un buen puñado de metáforas, personificaciones y frases que aún a día de hoy no entiendo (la imagen del interior de la guitarra como un aljibe y la alusión a las almas perdidas subrayan los sentimientos no expresados). No recuerdo qué es un aljibe, luego lo busco. Palabras y más palabras que supongo debí memorizar en algún momento. Lorca era una excepción de los márgenes que estaba permitido enseñarnos. Y aunque nos lo enseñaran mal –como casi todo- me alegro de que ya en aquellos momentos me gustara, me llamara la atención y fuera el autor al que acabé eligiendo en ese temido examen preuniversidad. Qué grande Lorca, qué buenos los márgenes y qué emoción visitar estos días pasados la Huerta de San Vicente, en Granada. Y ver –casi tocar- su escritorio donde escribió Bodas de Sangre y tantas otras grandes obras....

Leonard Cohen

domingo, 21 de noviembre de 2010

Escuchando hoy a ... The Jolly Boys



Hasta dentro de unos días...

De monstruos (y monstruas)....



Imagen: Ken Keirns
Si ya nos lo advertían de pequeños por todos lados. Cuidado, que hay monstruos (y monstruas). En las páginas de los libros, al otro lado de la puerta, en un rincón del armario. A veces nos atrevíamos a ir por ellos. Otras veces, nos quedábamos quietecitos como para no descubrirlos. Había ciertos lugares que parecían atraerlos. Los bosques, por ejemplo. O los espejos. De mayor conocí a muchos más. Los reconocía de inmediato. Por sus palabras. Eran casi inaudibles pero llenas de significado. Poco a poco aprendí a quererlos, aunque también a tener mucho cuidado. Supe en qué momento preciso había que alejarse de ellos. Y es que el drama de un monstruo es no darse cuenta de que lo es. Por eso, en el fondo les sigo teniendo cariño. Y me siguen enterneciendo tanto...

viernes, 19 de noviembre de 2010

De copias y de originales...


¿Qué es copia y qué es original? ¿Qué preferimos? ¿Acaso no es todo copia? Incluso nosotros... Me ha gustado más de lo que esperaba 'Copia certificada', de Abbas Kiarostami. Para quienes les aburra el director iraní, aviso que en esta peli se habla todo el rato :) En plan 'Antes del amanecer' o 'Te querré siempre' de Rossellini, cintas con las que se ha comparado. Aunque por compararla, también lo han hecho con Mulholland Drive y la verdad es que en cierto punto sí se le parece. Descoloca, cambia totalmente la historia (cajita azul) y ya no sabes lo que andas viendo. Como en este vídeo, donde vemos que todo es copia... Incluso lo que creíamos original... Buen finde :D

lunes, 15 de noviembre de 2010

De la mujer temblorosa...




Es difícil explicar ese miedo porque no sé de dónde procede. Tengo la vaga noción de que hay recovecos ocultos de mi personalidad que me cuesta explorar. Quizás esa sea la parte de mi ser donde se originan los temblores. Además, la intimidad médico-paciente que se establece en el psicoanálisis también me asusta. Siendo franca, abrir mi mente en su
totalidad me causa pavor. Mi analista imaginario es un hombre. Prefiero un hombre porque representaría para mí una figura paterna, un reflejo de mi padre cuyo fantasma estuvo presente de alguna manera en el origen de mis temblores. (La mujer temblorosa, en las primeras páginas)


A aquel o aquella que disfrute leyendo a Oliver Sacks, seguro que le gustará el último libro de Siri Hustvedt. La autora volvió a visitar Barcelona el otro día y demostró que no sólo su marido Paul Auster congrega un amplio público. Hustvedt dialogó con Óscar Vilarroya, investigador en la UAB (estuvo estupendo) y me da que hubo tan buena química intelectual que estaban deseando seguir a lo suyo: charlando apasionadamente sobre los misterios del cerebro. Luego, la autora se mostró encantadora, me volvió a firmar un ejemplar de su libro y quedó sorprendida cuando le dije que me había sido imposible encontrar una copia en su lengua original en toda Barcelona. A medida que Hustvedt hablaba, dudaba en si adentrarme o no en esta lectura. Al final lo hice y al terminarla, encontré lo que pensé que me iba a encontrar, lo cual me entristeció. Y es que sin conocerla, el modo de pensar de la autora me recuerda a algunas personas que se han cruzado conmigo. Personas a quienes les resulta más fácil buscar incansablemente las respuestas en los libros, en los expertos médicos, en las pruebas y más pruebas, para terminar casi donde empezaron: teniendo los mismos síntomas sin vislumbre de mejora. Eso sí, en algunos casos, con el premio de tener una satisfactoria 'etiqueta médica' a lo que les sucede. Muchos años padeciendo y eso es lo más inquietante. Personas que llevan años con migrañas, mareos, ansiedades, dolores de estómago... personas que buscan que otros (la ciencia) les den la mágica respuesta y remedio. Hustvedt en esta búsqueda hace un recorrido histórico-cultural-religioso apasionante (el libro se lee de un tirón), intentando saber por qué empezó a temblar un buen día mientras hablaba en público en un homenaje a su padre fallecido. Es un libro interesante, honesto, repleto de casos médicos fascinantes, pero a la vez es un libro triste, a mi parecer, porque me recuerda cuánta gente inteligente sigue viviendo en un remolino de síntomas psicosomáticos a los que no hay manera de enfrentarse. Aunque sea a nivel inconsciente, se 'prefiere' seguir con esos dolores físicos, forman ya parte de uno. Uno deja a la ciencia la (total) responsabilidad de lo que nos sucede. No digo que no haya que acudir a médicos, digo que nosotros tenemos un papel fundamental en nuestra mejora. También creo que todos en mayor o menor grado somatizamos y aunque al final siempre parece que hay una pastillita para todo (así es cómo Hustvedt, de momento, controla los temblores), mi pregunta es ¿hasta cuándo servirá la pastilla? ¿Acallará los temblores de Hustvedt para siempre? Ojalá... pero me permito dudarlo... Por suerte, la autora es muy consciente de ello, tal y como muestra en las líneas que encabezan este post. Me alegro que Husvedt haya compartido su experiencia, es un libro valiente y espero que al menos, haya resultado liberador y un poco sanador para ella.

Ketty Lester

viernes, 12 de noviembre de 2010

Escuchando hoy a ... The Tiger Lillies


Hace unos meses cuando me llegó por trabajo el programa del festival teatrero Temporada Alta, enseguida captó mi atención el nombre de Tiger Lillies. Descubiertos gracias a fanzinosis, este post y musiquilla va por ellos. En especial para Supersonic y Barbasapiens, aunque me he enterado que existen otros privilegiados fanzinerosos que también son fans y tuvieron la suerte de verlos en directo. Aunque muy recomendados, esta vez no podrá ser, EN MI CASO :-). Pero me quedará el consuelo de empezar de todas formas el fin de semana con ellos... ¡Gracias por el descubrimiento!

jueves, 11 de noviembre de 2010

Escuchando hoy a ... Zahara





De la creatividad... (y II)
Entrevista a Zahara extraída de aquí...

No es lo más urgente educar para la vida ya hecha, sino para la vida creadora
(Ortega y Gasset)

Observo. Me rodeo de niños de 4 y 5 años y los veo crecer, inventar, construir.
Hay un momento en la niñez en el que se nos exige madurar de golpe, donde los amigos imaginarios ya no son bien recibidos, donde empezar a tener responsabilidades es más importante que desarrollar un mundo interior, aunque no todos puedan verlo.
Creo que un entorno que favorezca esa universo y que no lo reprima hará del niño imaginativo un adulto creativo.

Tal vez esa fue mi suerte. Cuando mis padres me veían jugar sola en la habitación, hablar con amigos donde sólo había árboles y crear teatros con cajas de cartón, no trataban de parar eso, si no, al contrario, alimentar el monstruo invisible que vivía en mi armario. Así fue como al crecer, dejé que mis creaciones infantiles me acompañaran, de otra manera, a la vida adulta.

De ahí a hacer canciones, como es mi caso, hay un pequeño paso que se da, normalmente, sin darse cuenta.

Para ser creativo no sólo hay que crear o inventar, hay que vivir.

(Zahara )

Zahara + Love of Lesbian


pd: ¡Guaaapa!

miércoles, 10 de noviembre de 2010

De las chicas mori...



Desde luego una no deja de sorprenderse... Abro el correo y recibo una invitación para unirme a un curso de ropa de chicas mori. ¿Lo cualo? Busco, investigo y encuentro. Me suena la estética, ese 'look' japonés femenino me es familiar pero lo que hay detrás lo ignoro completamente. De chicas que viven en el bosque, podría haber titulado este post. Porque sí, porque al parecer, lo que subyace en ese modo de vestir es el deseo de vivir en el bosque. ¿Hadas moderniquis? No lo sé, pero se ve que hasta hay reglas. 62 para ser exactos. Sigo leyendo sobre la filosofía que hay detrás. Traduzco libremente: la naturaleza aniñada de las chicas mori las diferencia de las mujeres agresivas que hay en la ciudad. Buf. Llevan poco maquillaje. Les gusta tejer, lo artesanal. Les fascinan los objetos 'vintage'. Llevan vestimentas definidas, pero la cosa no se queda en eso. Sus actitudes ante la vida se caracterizan por un gusto por el estilo de vida lento y por saborear aquellos pequeños placeres que para otros pasan inadvertidos. Eso suena bien. Les gusta explorar calles antiguas y descubrir tiendas pequeñas y leer en cafés. Eso suena bien también. Expresan su creatividad a través de los diarios y la fotografía. Escandinavia es para muchas uno de sus destinos soñados. ¿Y lo del bosque? 'Mori' es bosque en japonés y el apelativo les viene por ese look, parecen salidas de un bosque o eso desean. No lo sé, me quedo con sus fotos. Tienen algo de extraño, excéntrico, atrevido y diferente. Y eso me gusta.

¿Qué escucharán las chicas mori?? Ni idea...the Bright, ¿quizá? Son una formación de León



Más aquí y aquí

lunes, 8 de noviembre de 2010

Tengo ganas de ver... True Grit




Lo nuevo de los Coen. 'Valor de Ley' en español...


domingo, 7 de noviembre de 2010

De cosas de las que no me gustaría hablar...

Imagen extraída de aquí

No quiero hablar de religión. No entro en creencias o no creencias. Siempre existirá lo que defienden unos y sobre lo que despotrican otros. Luego pasarán los años, los hechos históricos, las injusticias y todo volverá a repetirse inevitablemente. Hay una cosa segura: desengañémonos, el ser humano nunca aprende de sus errores. Todo es un ciclo y las nuevas generaciones -y no sólo las del PP- seguirán presenciando eventos bochornosos como el acontecido este fin de semana en BCN. Tenemos derecho a la pataleta, a la oportuna o no huelga, a que los gays se besen delante del Pontífice pero ya está. No nos pasemos de ahí. Al Papa se le pondrá la alfombra roja, se cortarán calles y una ciudad que presume de moderna se pondrá a disposición de esta figura que no sé qué pinta en un estado constitucionalmente laico. En fin, para terminar el show, el súmmum: la nostra, nuestra televisión le dedica horas y dinero público. Me pregunto si en esto piensa Ratzinger cuando pide que España no sea tan materialista. Para contrarrestar, otra figura como Amma ocupa apenas unos segundos de un telediario. En fin, una instantánea más dentro del ciclo. Sólo queda el consuelo de los atisbos de verdad, verdad como la que se asoma en 'Señora de', documental de Patricia Ferreira (Para que no me olvides). Ya tengo ganas de verla y por un día no sería materialista. Le pagaría incluso la entrada a cualquiera que haya visitado el 'freakshow' que ha habido en Barcelona este fin de semana.

Señora de, Patricia Ferreira

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Del In-Edit...


Aunque sus creadores dijeron el otro día por la radio que este festival está aún 'en proceso' y perfilándose, su total éxito de público demuestra que para muchos ya es toda una referencia de calidad y buen hacer. Este año -¡y por segunda vez ya!- lamentablemente me lo vuelvo a perder por motivos de trabajo. En fin, qué se le va a hacer...todo no pué ser (!) Sin embargo, este año también han tenido la gran idea de ofrecer la posibilidad de ver algunos documentales online a través de la plataforma filmin.es. Lo dejo por aquí por si alguien se anima a verlo en línea o por si alguien se ha quedado sin entradas para ver, por ejemplo, hoy Speaking in Code, un documental sobre el techno.

Dejo por aquí un fragmento de Monterey Pop, un documental que se ha mostrado este año y que me han recomendado muy mucho...

Laura Nyro



Primeros minutos...

martes, 2 de noviembre de 2010

De Fleur Jaeggy...


Fleur Jaeggy es deliciosamente maligna y a todas luces distinta. En su libro autobiográfico Los hermosos años del castigo, una niña de catorce años trata de vivir su propia novela de formación mientras se mira en el espejo de la realidad
(Enrique Vila Matas)

Hacía años que tenía pendiente a Fleur Jaeggy y la verdad es que esta escritoria extraña me ha dejado bastante fría. Me pregunto si será un efecto secundario de su escritura, también gélida. Flavia Company, escritora reconocida y su traductora de El temor del cielo (cuentos), dice "Olvídese de todo lo que ha leído y de todo lo que va a leer. Jaeggy es distinta". Vila-Matas la elogia... pues no sé, quizá no era el momento. El principal aliciente de 'Los hermosos años del castigo' es la atmósfera y no sé si eso es suficiente...al menos para mí. Sus cuentos los he encontrado irregulares, aunque alguno sí me ha parecido bastante interesante. No sé, quizá me atreva con Protelerka o El ángel de la guarda dentro de un tiempo. Tusquets la sigue editando y sigue recogiendo críticas entusiastas. Por algo será, aunque yo de momento no lo haya averiguado... La dejo por aquí. Quizá para otr@s suponga un positivo descubrimiento...

Tom Waits - Cold Cold Ground


¿Quién era? Para mí no era nadie, y sin embargo tengo presentes su fisonomía y su cuerpo. Tal vez aquellos a los que no prestamos atención resurgen por un extraño maligno. Sus facciones se nos quedan más grabadas que las de aquellos que hemos tenido en cuenta. Nuestra mente es una serie de nichos. Nuestros nadies acuden a la llamada, criaturas voraces se yerguen a veces como buitres en las fisonomías de los que hemos amado. Una multitud de rostros habita en los nichos, rico alimento. La muchacha alemana, mientras escribo, dibuja, como en una comisaría de policía sus rasgos. ¿Cuál es su nombre? Su nombre ha desaparecido. Pero no basta con olvidar un nombre para olvidar al ser. Todo está allí, en el nicho. (Los hermosos años del castigo, Fleur Jaeggy)


Más aquí