sábado, 20 de diciembre de 2014

De Días sin hambre (Delphine de Vigan)...



El médico ha entrado en la habitación [...]. Pero baja la voz, empieza a contar una historia. Érase una vez una niña que siempre estaba leyendo, subida en los árboles. Un día la llaman para cenar, no quiere bajar más. Cae la noche, pero no tiene miedo. A lo lejos se oye el trueno. A lo lejos los relámpagos desgarran el cielo claro. Es la historia de una niña encaramada a una rama, que no come ya más que libros.
Él va inventando para ella, duda un poco a la hora de elegir las palabras, porque a veces las palabras pesan demasiado.
La niña no se mueve de allí, durante días y días, la llaman, le suplican, acercan escaleras y taburetes, le prometen el oro y el moro, le prometen la luna.
Él sigue contando sin mirarla, busca la magia de las historias de una noche, la dulzura perdida de la infancia. Ella espera. Llora en silencio.
Es la historia de una niña que mastica papel, páginas y páginas. Muy pronto todo su cuerpo se vuelve gris, la lluvia deja estelas de tinta en su piel. Muy pronto encoge, se vuelve pequeñita, fina como un pergamino gastado, como el pan de oro quizá. Se llevan las escaleras y taburetes. La dejan desaparecer subida en una rama. [...]
Una noche estalla una tormenta y colma ese silencio. Las ramas se comban ante el viento enfurecido. Una furia gigantesca, como nunca se había visto. Por la mañana, la niña ya no está allí. Ha dejado escritas unas palabras en el árbol, garrapateadas en un papel. Unas palabras que ya no pueden leerse.
(Fragmento de "Días sin hambre" de Delphine de Vigan, editorial Anagrama).  

Uno de mis descubrimiento de este año: la escritora Delphine de Vigan. Primero, con "Las horas subterráneas" y ahora con "Días sin hambre", su primera novela autobiográfica sobre la anorexia. Ganas inmensas de seguir leyendo lo que ha escrito esta francesa...

 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

De librerías...


Me he encontrado con este fabuloso enlace de las 22 librerías más bonitas del mundo y me he acordado de la librería Lello e Irmao, en Oporto, que visité este verano. Más que un sitio donde se venden libros, se ha convertido en un lugar donde se visitan libros.



Colas enormes rodean el lugar. Fans de Harry Potter se mezclan con turistas de todo tipo y a su alrededor pululan abundantes mendigos que quieran aprovecharse de esta lotería que parece haber ganado esta antigua librería. Pese a ello, la visita merece la pena.




Aquí os dejo con esta lista de sitios imperdibles para los amantes de los libros. Espero ir tachando lugares con el tiempo.
Y por aquí os dejo algunas más :)

lunes, 15 de diciembre de 2014

He visto... Dos días, una noche

Toda la cinta está ahí para forzar al que mira a una sencilla pregunta: ¿Qué haría yo en su lugar? Los Dardenne quieren que el espectador sufra ante la limpieza de sus buenos sentimientos; ante lo que podríamos llamar 'la falacia de la buena educación o de la solidaridad mal entendida'. Todo el mundo sabe lo que tendría que hacer pero eso quiere decir poco. No se trata de elegir entre egoísmo o altruísmo, sino de quedarse con la duda, de, en definitiva, sufrir delante de nuestra propia incapacidad de decidir.
(Extraído de "La lúcida perversión de los Dardenne")

En dos días ha sabido enfrentarse a sí misma, conocerse algo mejor, recuperar la valentía y el espíritu de solidaridad que la sociedad occidental ha conseguido eliminar como rasgo definidor de la masa ciudadana, aunque emplear el término ciudadano para referirse a la población del mundo occidental quizás sea un eufemismo más que un calificativo real, estamos más cerca del súbdito que del ciudadano. (Extraído de Culturamas)

Enorme Cotillard y enorme película. Los Dardenne vuelven a darnos una bofetada cinematográfica. Dolorosa y  necesaria. No os la perdáis.

 

domingo, 14 de diciembre de 2014

Agua, pan, nocilla y estrellas

Ayer por fin pude ver "Món petit". No sabía que ya podía verse a través de su web, así que tuve que esperar hasta anoche, momento en que el documental fue emitido por TV. Albert Casals enseña tantas cosas en esta gran película, que os animo a que no esperéis tanto a verla como yo. Os animo a verla, pues, a descubrir su manera particular de ver el mundo y conocer qué se esconde en su doblemente dura historia personal. Una de esas películas difíciles de olvidar y con un final literalmente increíble.  Saber que personas como Albert existen te devuelve un poco la fe en todo...


domingo, 30 de noviembre de 2014

Cosas de niños


(Ilustración extraída de aquí)

Mi amiga me cuenta que cree que su hijo le ha salido artista. Montones de lápices de colores inundan permanentemente las habitaciones y su comedor. La desgracia de conocer a alguien que tiene un establecimiento de pinturas ha hecho que su niño tenga a su disposición decenas de lápices de colores y todo un arsenal de pinturas acrílicas.
Cuando no tiene a su hijo a la vista, mi amiga tiembla. No sabe si estará tranquilamente en su cuarto coloreando o tal vez marcando con sus agresivos dedos cualquier pared cercana. Mi amiga está preocupada. Al principio, le hacía gracia la cosa, incluso sentía cierto orgullo de madre, pero ahora me dice que lo del niño es un poco obsesión y no sabe si llevarlo a un psicólogo.
Como siempre, no sé qué decirle. He visto al niño, he intercambiado pocas palabras con él y la verdad es que la cosa no tiene buena pinta. Es un niño imaginativo, preguntón y más bien solitario. A veces incluso se me ha quedado mirando fijamente como perdido para volver repentinamente a lo suyo: al papel, a la hoja en blanco, a su felicidad coloreada.
Algunas veces incluso, después de alguna cena con mi amiga (el padre no está en esta película), me lo he quedado observando de reojo y he visto en él algo vagamente reconocible, algo familiar, algo de lo que no sé si alegrarme por mi amiga o por el contrario compadecerla...
En ese instante, he sentido ganas de decirle algo a mi amiga, de advertirla, no sé muy bien cómo llamarlo... Pero hasta ahora me lo he callado. No quiero asustarla ni tampoco emocionarla. No quiero alterarla. Así que mi boca sigue cerrada. Tras el café, cuando el niño ya se ha ido a su cuarto, le digo que no se preocupe, que son tonterías de niños. Le miento y le digo que ya se le pasará...

.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Escuchando hoy a... Carmen Boza


Ilustración: When the Night Comes de Manuel Rebollo

Cuando toca fondo, a la gente se le llenan 
los ojos de cosas hermosas. (Bohumil Hrabal)

 

martes, 25 de noviembre de 2014

De uno de los peores días del año...

Mucho más importante que lo sabemos o no sabemos es lo que no queremos saber.
Erich Hoffer