domingo, 21 de noviembre de 2010

De monstruos (y monstruas)....



Imagen: Ken Keirns
Si ya nos lo advertían de pequeños por todos lados. Cuidado, que hay monstruos (y monstruas). En las páginas de los libros, al otro lado de la puerta, en un rincón del armario. A veces nos atrevíamos a ir por ellos. Otras veces, nos quedábamos quietecitos como para no descubrirlos. Había ciertos lugares que parecían atraerlos. Los bosques, por ejemplo. O los espejos. De mayor conocí a muchos más. Los reconocía de inmediato. Por sus palabras. Eran casi inaudibles pero llenas de significado. Poco a poco aprendí a quererlos, aunque también a tener mucho cuidado. Supe en qué momento preciso había que alejarse de ellos. Y es que el drama de un monstruo es no darse cuenta de que lo es. Por eso, en el fondo les sigo teniendo cariño. Y me siguen enterneciendo tanto...

2 comentarios:

Sergi dijo...

:)

PAYMON dijo...

...todos somos un poquito monstruos ¿no?...