jueves, 28 de abril de 2011

Escuchando hoy a... Sandra

Es curioso ver al cabo del tiempo ciertos vídeos. Una se rinde ante la evidencia: ¡no es posible haber salido indemne de esa época! Como muestra este botón: creo que lo único que entiendo es la imagen del hippy. Lo demás –absolutamente todo- se me escapa, aunque siento especial curiosidad por el tirolés. De nuevo. Tendré que investigarlo.
Por favor, bajad el volumen, visionad el vídeo y pensad que mañana por fin es viernesssss... Bueeen finde! :)

De la emplumada, de mitos y de otras recomendaciones...



Hace unos días fui a ver la exposición Teotihuacan, Ciudad de los Dioses. Como siempre, fui a horas intempestivas, cuando no hay nadie y se puede pasear por las salas en silencio y sin apenas nadie alrededor... (¡Sólo esas piedras que te miran como si estuvieras invadiéndoles la morada!). La expo es fantástica, como ya nos tienen acostumbrados en CaixaForum. Quizá deberían aprender un poquito de ellos los que han montado el recién inaugurado Museo del Rock, que también se encuentra cerca de la zona. No voy a hablar de él y con eso, ya he hablado. Hablo, pues, de esta expo de la misteriosa ciudad mexicana, que desapareció sin rastro y que uno de sus ejes centrales es la veneración de la serpiente emplumada. Al encontrarme con este mito, me acordé de dos cosas: por una parte, de la magnífica serie de Juan José Revenga que ha estado emitiendo recientemente la 2 y que va de mitos y lugares perdidos (¡os la recomiendo!) y de la fantástica poeta Lorna Dee Cervantes, chicana cuyo poemario más conocido se llama precisamente así: Emplumada.

Para quien quiera ver un poco de la expo, aquí os dejo un vídeo...

lunes, 25 de abril de 2011

Tengo ganas de ver.. The Killing

Pero lo más destacable en ‘The Killing’ además de ese ‘Who Killed Rosie Larsen’ que tanto nos recuerda a ‘Twin Peaks’ (entre otros aspectos de la serie que también recuerdan a la archiconocida creación de David Lynch), es su ritmo narrativo. El terrible asesinato de la joven hace que se entrecrucen varias historias que hacen que el espectador no sea capaz de adivinar qué viene después. Y es precisamente esa sucesión, esa mezcla entre la investigación policial y varias tramas secundarias que se trenzan entre sí la que termina convirtiéndose en una auténtica adicción para el espectador. (Extraído de aquí)


He leído... Peyton Place


La felicidad –dijo Kathy- es encontrar un sitio que te guste y quedarte allí.
(Peyton Place)


No sé por qué elegí adentrarme en Peyton Place, pero me alegro de haberlo hecho. ‘Pueblo pequeño, infierno grande’ se anuncia en la contraportada de la bonita edición de Blackie Books. Me animé a leerlo al pensar que era el precedente de Twin Peaks y las críticas que leí por ahí eran positivas. Bueno, de Lynch tiene poco, ya lo aviso. Con la célebre serie, comparte escándalos en un pueblo pequeño y poco más. Pese a esto, la novela ha aguantado bastante bien el paso del tiempo y lo que nos presenta son las muchas historias que pueblan esta pequeña localidad de New Hampshire. Culebrón o folletín son los términos que me vienen a la mente tras la lectura En la época fue una novela rompedora, feminista y todo un best-séller gracias a sus buenos ingredientes: casos de suicidio, aborto, asesinato, incesto... Me ha gustado bastante porque me ha entretenido, la he leído rapidísimo y eso que a mí me cuestan los libros largos. Quizá lo que más me ha interesado es su autora, Grace Metalious, una vida trágica pese al éxito. Recomendaría la novela con los ojos cerrados pero avisando al lector de lo que va a encontrarse. Ni loca se me va a ocurrir ver la serie que hicieron con Mia Farrow de protagonista. Quizá sí me atreva con la película de Lana Turner. Alguien que me vio con el ejemplar del libro se emocionó enseguida al recordar el film. No sabía ni tan siquiera que estaba basada en un libro... Pues eso, que recomendable si se quiere algo que enganche fácilmente y también recomendar leer, después de la novela, el estupendo prólogo de Boris Izaguirre.


De fondo... el vozarrón de Timi Yuro

sábado, 23 de abril de 2011

De favoritos... ¡Feliz Día del Libro!




Alguien me pide que dedique un post a mis libros favoritos (¡Para ti va!). Creo que lo he estado evitando hasta hoy. ¿El motivo? Pues porque creo que guiarse por los libros favoritos de alguien con quien a veces coincidimos no es garantía de que compartamos nuestros gustos al cien por cien. En la mayoría de casos, nos hallaremos con decepciones, ya que un libro suele ser algo más que páginas o palabras. Un libro va ligado a vivencias, a etapas de la vida, a momentos compartidos, a regalos de gente... Al menos, para mí. Pero pese a ello y pese a las futuras decepciones que pueda generar tras este post, he decidido lanzarme e intentar esa imposible lista... Por orden cronológico de lectura, aquí los tenéis. Mi top ten literario (con enlaces a fantásticos blogs)...

Si alguien se anima a hacer el suyo y compartirlo, está invitad@.

1) Tomates verdes fritos, de Fannie Flagg. ¿Por qué? Porque es sencillamente el primer libro que leí y me gustó (finales de mi adolescencia). Porque me enamoré del Sur estadounidense y Flagg me llevó más tarde a un buen montón de historias sureñas y de folclore oral. Luego, creo que vi la peli.
2) Beloved, de Toni Morrison. ¿Por qué? Pues porque puede que sea el segundo que me gustó
:-) Lo encontré en la biblioteca, mucho antes de que ganara el Nobel. Me gustó tanto que me leí casi todos sus libros, indagué en la literatura afroamericana y en la literatura de los márgenes, todos aquellos autores que no salían en el canon occidental. Morrison me hizo descubrir a James Baldwin y a Alice Walker, entre otros. También me hizo ver que en la literatura no es sólo lo que se cuenta, sino el cómo se cuenta. Hay palabras que embrujan y ella lo demuestra en sus novelas.
3) Winesburg, Ohio de Sherwood Anderson (Premio Llibreter, el año pasado, creo). ¿Por qué? Me atrapó esta novela, hecha de pequeñas historias, me gustó ver cómo la literatura mostraba aquello que normalmente pasaba desapercibido. Anderson me llevó a Faulkner, mi siguiente descubrimiento, en especial a Santuario.

4)
Nada, de Carmen Laforet. ¿Por qué? Es difícil de explicar. Releí la novela al cabo del tiempo y no la encontré extraordinaria, pero el lenguaje de Laforet me siguió atrapando. 'Nada' es muy especial para mí. Lo dejo ahí.
5)
Prozac Nation, de Elizabeth Wurtzel. ¿Por qué? Porque en ese libro se citaban cantidad de libros que luego significaron mucho para mí: Sylvia Plath, Anne Sexton. Incluso intercambié algunos correos con Lucía Etxebarría, otra fan declarada de esta autora. Aquí nadie la conocía. Esta periodista me abrió los ojos a un montón de libros interesantes escritos por chicas (y no sólo novelas). A partir de ahí leí a muchas, sobre todo a Margaret Atwood y Joyce Carol Oates.
6)
Cuentos completos, de John Cheever. ¿Por qué? Porque a partir de ese libro, me hice adicta a los cuentos y a los relatos. Si era en los suburbios, mejor :-) A partir de ahí leería libros que pueden animarme en cualquier momento: relatos de AM Homes, Lorrie Moore, Clarice Lispector, Tim O’Brien, Ali Smith, Richard Russo, Sherman Alexie...
7)
Frankenstein, de Mary Shelley. ¿Por qué? Porque es más que un relato gótico, el libro, una lectura obligatoria por entonces, me enganchó totalmente y me hizo descubrir a muchos autores del siglo XIX. Wilkie Collins, Lovecraft y compañía vinieron después...gracias a ella.
8)
Las personas del verbo, de Jaime Gil de Biedma. ¿Por qué? Porque me consoló durante mucho tiempo y me hizo enamorarme de un fantasma. Como no, después de él, tuvieron que llegar muchísimos otr@s poetas. Y aún me acompañan...
9)
Origami, de Carlos Be. ¿Por qué? Porque me animó a fijarme en otras palabras, a juntarlas de nuevo, a rescatar incluso poemas y estampas, a pensar el teatro de otro modo y a comprobar que aunque a la vida no le puede nadie, las palabras son vitaminas imperecederas y pueden transformarse en vida sobre un escenario (¡Espero verlo algún día!). Origami me llevaría también a Sarah Kane.
10)
Siempre el mismo día, de David Nicholls. ¿Por qué? Por ser el que ha propiciado este post, por venir de una amiga siempre con buenas recomendaciones, por ser simplemente una buena historia, con partes divertidas y otras no tan divertidas. Por ser, en fin, un libro que no tiene otra pretensión que retratar un trozo (o toda una) vida, algo realmente difícil. ¿Best-séller? Quizá, y a mucha honra :-) ¡Felices lecturas...!


jueves, 21 de abril de 2011

Aniversario


'cuz words are vitamins
and life is short
and I know when we get up
to the front office
We're gonna have to fill out
a full report
and the first question will be
what were you thinking?

(Providence, Ani Difranco)

Cuatro años después, han pasado muchas cosas. Muchas, visibles e invisibles. Muchas palabras, muchas canciones, muchas películas y sobre todo muchos comentarios y recomendaciones compartidas. Muchos cambios también. Gracias a todos los que en un momento u otro os habéis pasado/os pasáis por aquí. Es el motivo por el que escribo hoy este post. Siempre digo que este blog tiene muchas más historias entre bambalinas. Con esas también me quiero quedar. Con las buenas, sobre todo. Con las que siguen existiendo. Recupero para el día de hoy el vídeo que hizo Skeptomai cuando este espacio cumplió un añito y también un vídeo de alguien de quien me he hecho fan absoluta (¡Qué manejo de la cámara!) :) Aprovecho también el post para recordar que los fanzinerosos también están/estamos de celebración. Besos para tod@s y muchas gracias.





martes, 19 de abril de 2011

Escuchando hoy a... Anna Maria Espinosa

Rabbit Hole


Lo que me hizo ver esta peli fue saber que la dirigía John Cameron Mitchell (Hedwig and The Angry Inch). Pese a su muy manido tema (la pérdida de un hijo), me decidí a verla y me topé con una peli-sorpresa, muy bien llevada y que me enganchó hasta el final. No sabía que Cameron Mitchell había perdido un hermano y por ello, supongo, se interesó en hacer este film, basado en una obra teatral que ganó el Pulitzer y fue escrita por David Lindsay-Abaire. Aquí os dejo el tráiler.

lunes, 18 de abril de 2011

Nada

Nada importa. Hace mucho que lo sé.
Así que no merece la pena hacer nada.
Eso acabo de descubrirlo.
[...] Resistir. Persistir. Todas las cosas, ninguna, nada.
Janne Teller
P: ¿ Cree en el destino ?
R : Cada vez creo más en él, cuanto mayor me hago, más creo en el destino. Cuando echo la vista atrás, creo que he elegido el camino adecuado aunque en ese momento me pareciera duro. Casi todo lo que me ha ocurrido en mi vida, ha tenido un por qué.
(J.Teller, extraído de aquí)

Tenía muchas ganas de leer ‘Nada’. La recomendación en Fiesta de Fantasmas hizo que esa lectura ascendiera en mi lista de prioridades lectoras. El libro es breve y su lectura rápida. Argumento: Un niño decide subirse a un ciruelo tras descubrir que nada importa. Sus compañeros de clase intentan demostrarle lo contrario. Que hay cosas que sí importan. Desde el principio, recuerda a un cuento. Para adolescentes, dice la autora. Un cuento que en ciertos momentos abusa de la repetición en su estructura. Éste es quizá el único fallo que le encuentro. No sé decir con qué sensación me quedo tras leerlo. Ha variado con el paso de los días. Y ha variado porque este libro me ha acompañado y me acompaña aún a día de hoy. No puedo despegarme aún de él y en el momento más inesperado, reaparece en mi mente. Nada es una historia de niños sobre el sentido de la vida. ¡Ahí es nada! Comparada con El señor de las moscas o El guardián entre el centeno, creo que esta novela va mucho más lejos. Es mucho más fría, dura y en su sencillez del argumento, radica su capacidad de hacerla diferente, sorprender y convulsionar al lector. Tras leerla, lo primero que pensé es que su autora estaba trastornada (ella misma dice que se sintió empujada a escribir esta historia como si una voz le hablara) y a la vez pensé que gracias a eso, nos había regalado una magnífica novela. Novela que, personalmente, no sé si dejaría leer a un adolescente, ya que me parece demasiado negra y oscura. El libro ha sido polémico y ha sido prohibido en las escuelas danesas. La recomiendo para fans de Haneke, por lo menos.

V.Vysotsky

sábado, 16 de abril de 2011

He visto... Safe de Todd Haynes


The most disturbing American movie of the last twenty years

Safe llegó a mí hace unos meses (gracias, Beletrista) y hace unas semanas me acordé de ella. La busqué pero había desaparecido... Hace unos días paseando en una tienda de segunda mano, volví a toparme con ella. Y no me resistí. Ahí que me lancé.

Safe es una peli de culto, leo. Una de las mejores de los años 90. Sospecho que por la magnífica interpretación de Julianne Moore y por unos temas algo polémicos entonces: el Sida, los grupos de autoayuda, la contaminación química. Y ya cuento demasiado. Haynes, sin saberlo, creó una película que ahora es totalmente vigente (y ya no da tanto miedo). Su ciencia ficción dejó de serlo, lo que nos da una idea hacia donde va el mundo. Para mí, la peli es un retrato de la manipulación y la incapacidad de ser un@ mism@. Tanto al principio, en pleno barrio suburbial. Como en la mayor parte de la peli, en los parajes desérticos y ‘seguros’ en los que recala la protagonista. Moore es un ser infeliz y nadie le da respuesta a lo que de repente empieza a suceder en su vida. Haynes se desliza por el mundo de lo convencional sin hacerse preguntas. Haynes se sumerge, en cambio, en el mundo no convencional para criticarlo con fuerza. Es su opción. Probablemente, como respuesta a un movimiento que por los 80 tuvo gran fuerza en EE.UU. y que vio nacer a numerosos gurús. Haynes también es maniqueo y no lo oculta. A veces supongo que hay que radicalizarse para poner de manifiesto algo que puede no verse a simple vista. La hipersensibilidad química es ya una realidad en este siglo XXI. ¿Qué hacemos con ella? La alarma sobre la alimentación también empieza a despuntar. De nuevo, ¿A quién acudimos? ¿Estamos todos enfermos? No contestéis :) Haynes no da respuestas, sólo pone fotogramas a una realidad peligrosa y desconocida que por entonces estaba circunscrita a un grupo de población numéricamente insignificante pero creciente. Una realidad a la que la protagonista se ve arrojada, perdida y enferma en un mundo que no le da respuestas y en la que no se siente a gusto.

Recomendaría esta peli a mucha gente, para que pensara y reflexionara hacia dónde vamos. No nos dejemos manipular y acotar mentalmente ni por unos, los convencionales, ni por otros, que ven peligros por todas partes. La felicidad no son otros quienes deben dictarla y siempre hay que ser críticos y a la vez tener la mente abierta. A todo. Para mí, esa es la pega de esta peli. La descompensación del tratamiento de esos dos mundos... Ver (e interesarse por) las dos caras de la moneda nunca es fácil. Pero tampoco es imposible. Y os lo dice una que no tiene ninguna esperanza en la medicina tradicional y a la vez, ha logrado comerse un bistec (lleno de productos químicos, fijo) rodeada de un grupo de vegetarianos estrictos :-) Y sigo viva... y os aseguro que la vida es más apasionante y enriquecedora sin exclusiones y sin visiones maniqueas :-)

Spoilers en este vídeo-crítica (!)

miércoles, 13 de abril de 2011

My Favorite Things...



A partir de mañana... 4 únicos días



Esta propuesta pone de manifiesto, sobre el escenario, la situación de una mujer que, por la pureza de sus sentimientos, se acaba convirtiendo en un ser manipulable, ya que aunque ella ama de veras, no sospecha que la persona con quien ha decidido compartir su vida, la ha traicionado. (Extraído de aquí)

Más info




lunes, 11 de abril de 2011

Admirando a...

Islandia

Inspired by Iceland Video from Inspired By Iceland on Vimeo.

Tengo ganas de ver... Melancholia


“Una bella película sobre el fin del mundo”. Así define el cineasta danés su nuevo proyecto, Melancholia. Es la visión de Lars Von Trier sobre el apocalipsis, y según ha comentado, será su primera película de final infeliz. Repasando su filmografía, se hace difícil de creer, pero él es así: su definición de happy ending dista mucho de ser como la del resto de los mortales. (Extraído de aquí)


domingo, 10 de abril de 2011

Música de domingo... Zaz

Je veux d'l'amour,
D'la joie, de la bonne humeur,
C'n'est pas votre argent
Qui fera mon bonheur,
Moi j'veux crever
La main sur le cœur
(Je veux)

Zaz
(Isabelle Geffroy) suena a música de domingo. Música de calle, música para disfrutar y escuchar a todo volumen con auriculares o simplemente de fondo. Zaz es una jovencísima cantante francesa, de voz 'cascada' y temas que se pasean entre el pop, el nu-jazz y las versiones de clásicos franceses (Piaf, Nougaro, Gainsbourg, Cabrel). Cuando tenía cuatro años, dijo: "Cuando sea mayor, seré cantante". Y vaya si lo ha sido...

Procedente de Tours, se trasladó con los años a París. Allí se la oyó cantar y rapear en cafés de Montmartre. En Francia fue todo un 'boom 'el año pasado y la llegaron a bautizar como la Piaf del siglo XXI.

Aquí os la dejo...

Más aquí



Les passants

viernes, 8 de abril de 2011

Esperando esperar....



Esperando esperar

Creo que vivimos esperando. Esperas algo que esperas que llegue mañana, dentro de unas semanas o dentro de cuatro años, tres meses y “unos” diecisiete días.

En el momento menos pensado cierras los ojos y imaginas donde quieres llegar, como si el mundo fuera una peli de Pixar. Donde te gustaría estar, quién quieres ser dentro de unos meses si tuvieras la alfombra de Aladín, las ganas de encontrar a tu media naranja (mecánica) de Wall·e o el amor por los niños del padre de Nemo: sea la peli que sea la espera te hace vibrar. Vives pensando en qué pasará contigo cuando la empresa donde trabajas se fusione con esa más grande, cuando apruebes tu carné de conducir, te saques la licencia de piloto, te cases o asistas a tu primer -o último- día en la universidad.

Así, con los ojos cerrados te pones a esperar. Y sin darte cuenta, mientras esperas, estás viviendo. Sabes que después de 5 años de carrera, 1 de proyecto, 2 de especialización, 1 de máster y un doctorado, el día que sales a celebrarlo puede atropellarte un autobús. Así que cuando alguien escriba tu vida (en sus recuerdos o en una gran biografía) el 99% de las páginas estarán llenas de las anécdotas, vivencias y experiencias de esos años, de los de antes. De cómo reaccionaste cuando viste u oíste tu nota de corte después de dos años luchando, de la cara que pusiste al oír “apto” en la última posibilidad de sacarte el carné de moto antes que cambiara la normativa o de lo que pasó por tu mente antes de decir “sí quiero”, donde “quiero” quería decir casarse o ir a cenar o comprar un perro o tirarte a la piscina desde el primer piso.

Ahora abres los ojos y ves que no estás solo. Que durante todos los años donde tú esperabas había otras personas alrededor esperando. Que cada vez que has estado en un atasco en una autovía, los 200 otros coches del atasco estaban llenos de personas que compartían contigo ese atasco pero que esperaban sus propios sueños.

Cuando te mueras, en el purgatorio, cuando te digan que firmes en el cuadradito “sin salirse de los límites que te quedas en el Limbo durante toda la eternidad”, pensarás en toda la espera de tu vida, y verás que de esas personas que estaban a tu alrededor esperando, algunas fueron especiales. Los sueños son privados, únicos, y cada persona tiene sus sueños. Por mucho que algunas personas se empeñen en igualar sus sueños al de al lado porque están totalmente enamorados, los sueños son tuyos y solamente tuyos: Pero los cumples con gente, que cumple sus sueños a tu lado. Gente que trabaja contigo, que vive contigo, que ríe contigo, que sonríe contigo, que te ha hecho daño, te ha disparado con una ametralladora o te ha roto el corazón. De todas las grandes frases de Alexander Supertramp (tenéis que ver Into the Wild hoy mismo) me quedo con una: Happiness only real when shared.

Te reirás muchísimo cuando veas eso desde el purgatorio, porque verás que esperar y esperar te hizo brillar, te hizo crecer, madurar y vivir, pero que al final, en el libro de tu vida el autor (que algunos se atreven a llamarlo Dios) sólo ha dedicado una página a hablar del resultado de esa espera, y todas las demás a lo que viviste mientras esperabas.


(Pau García Milà, extraído de aquí)

Más: Actúa ya, mañana te puede atropellar un camión (La Vanguardia)





Repitiendo musiquilla... De 'Into The Wild'...

lunes, 4 de abril de 2011

Recargando pilas...

Imagen: la fantástica Tina Berning

A veces las pilas se recargan de la forma más extraña.... Charlando con quien no te imaginaste charlar, haciendo lo que nunca creíste que ibas a hacer, yendo a lugares donde nunca pensaste que ibas a ir... También en ese libro que jamás quisiste leer tal vez se esconda algún tesoro. En esa peli que te aburrió soberanamente y que nunca terminaste de ver, de repente encuentras una perla inesperada. En esa persona que hasta hace poco te caía fatal de repente descubres algo que te hace estar más cerca de ella de lo que nunca hubieras pensado. Por favor abramos la mente. Seamos más nosotr@s mism@s. Frases manidas, pero ciencia-ficción para much@s, gracias a esta cultura inculcada y pegajosa de las autocreadas y reverenciadas apariencias. Recarguemos todos las pilas de vez en cuando. De la forma que sea.... Por favor :-)

viernes, 1 de abril de 2011

Descubriendo fotos...


... O miradas...

...Las que últimamente me he topado por la ciudad...

En una estación de metro, como en la de Diagonal, donde se ha podido ver hasta hace poco el trabajo de fotográfos internacionales dentro del proyecto CONSEQUENCES de la que pongo la imagen que ilustra este post....

En las páginas de una revista o fotos que han podido verse en el Palau Robert, dentro de la muestra para celebrar el aniversario de Descobrir Catalunya, de la que podéis ver un fragmento en el vídeo...

O, por último, en La Pedrera, donde en la fantástica expo 'L'art de menjar' pueden admirarse increíbles fotografías y se hace un recorrido espléndido sobre la comida y su relación con el arte...

Tres magníficas propuestas que, si no andáis cerca, podéis disfrutar un poquito por aquí...
Buen finde...