jueves, 14 de octubre de 2010

De dietas necesarias...


Hace tiempo me autoimpuse una dieta. Una se va haciendo mayor y hay que cuidarse. Una dieta restrictiva, radical, de esas que no se recomiendan. Dejé de alimentarme de algo más destructivo que las grasas poliinsaturadas... Mi dieta consistió en reducir abruptamente el consumo de telediarios, periódicos y otras fuentes de desinformación masiva. Pese a ello, una vive en el mundo y también en feisbuc, e inevitablemente sucumbe a la tentación. La carne es, después de todo, débil como dirían Ellos. Así que ojeo titulares, me topo con noticias como la de Llongueras y otras noticias igual de surrealistas. Y así un buen día, cuando la cafeína aún no me ha llegado a la vena, me llegan descuidadamente titulares tan estremecedores como que el Papa visita Barcelona en breve. Es entonces cuando me da un bajón de tensión, recuerdo mi autoimpuesta dieta y me digo que no voy a volver a caer. Así pues, conscientemente me miento, como siempre y luego me cabreo sola al leer cosas como ésta y ésta.

No puede ser... a partir de hoy vuelvo a ponerme a dieta (y vosotr@s sois testigos). Así que me encomiendo a mí misma, y espero que por arte de magia lo consiga. Me da que sí.

Y la magia empieza hoy...


Joan Colomo

8 comentarios:

Supersonic-Man dijo...

En mal momento has dejado la dieta. Yo ahora estoy pasando una gastroenteritis de chilenos desenterrados de lo más terrible.

Dante dijo...

Lo mejor son los comentarios, siempre tan fanáticos (de uno u otro bando). Un trasfondo anticristiano... ¿y? Yo este año no sé de qué disfrazarme para tener más éxito: de Santa Clara, de San Judas Tadeo, de Lovecraft, de Arthur Rimbaud... hay tanto santo, y tan poco tiempo...

raúl dijo...

si es que... el diablo está en todas partes!! (parece que anda suelto satanás) :P

sylvia dijo...

Supersonic: pensaba que estabas ya a dieta :0
Dante: Lo suscribo, mucho santo y poco tiempo... que conste que a mí me da igual que este señor venga o deje de venir mientras no sea a costa del contribuyente...
Raúl: ¡y toma variadas formas! Saludillos!

Evánder dijo...

Gran reflexión, Sylvia. Sé fuerte y mantén la dieta. Tu cuerpo y sobre todo tu mente te lo agradecerán.

sylvia dijo...

Desde luego! Buen finde! :)

hollín dijo...

Qué fuerteeee! Anticristiano!? Sí, supongo, todo lo que sea disfrutar de la vida debe ser anticristiano, hasta intentar pasarlo bien en una fiesta. Pues la Santa Lucía esa no se queda corta con el Terror, para disfrazarte de ella primero tienes que arrancarle los ojos a alguien y luego ponerlos en una bandeja y mostrarlos al mundo, aunque haya sangre eso sí debe ser cristiano...

sylvia dijo...

Sísí, hollín... Esto me sigue poniendo de muy mal humor...ains... besos guapa!