miércoles, 5 de agosto de 2015

Reescribiendo a La Bella Durmiente...


Quienes contéis la historia de la Bella Durmiente, terminadla aquí, cuando el príncipe salva a la princesa con un beso. ¿Ocurrió de verdad? Había una princesa encerrada en una torre y un príncipe la descubrió. No dormía, y no fue un beso lo que la devolvió a la vida. Si bien se celebraron unos esponsales reales -con los que se cumplía el final feliz obligado-, no fue la princesa quien pronunció sus votos nupciales aquel día. Ella desapareció con un nuevo nombre y empezó una nueva vida, una que por fin había escogido por sí misma.
(Mientras las princesas duermen, Elizabeth Blackwell)



La Bella Durmiente del bosque y el príncipe
La Bella Durmiente cierra los ojos pero no duerme. Está esperando al príncipe. Y cuando lo oye acercarse, simula un sueño todavía más profundo. Nadie se lo ha dicho, pero ella lo sabe. Sabe que ningún príncipe pasa junto a una mujer que tenga los ojos bien abiertos.
Fragmento de Marco Denevi, extraído del blog "La mar de poemas")



No hay comentarios: