lunes, 10 de agosto de 2015

De "El año del verano que nunca llegó"...


Siempre me pregunté hacia dónde me llevaba la obsesión, qué era lo que estaba buscando con este rastreo desordenado de hechos que más parecían perseguirme. ¿Era una novela, un ensayo, un diario de viajes? Un día, volviendo a mirar cierto libro casi por costumbre, encontré algo que no recordaba haber leído. Hablaba de cómo es posible presentir un libro sólo por la intensidad con que el motivo inicial actuó sobre el espíritu: "La invención consiste en la capacidad de captar las posibilidades de un tema, y en el poder de moldear y vestir las ideas que éste sugiere". Al final de mi búsqueda, de repente me sentí interpretado y casi justificado. Las palabras, no sobra decirlo, eran de Mary Wollstonecraft, y estaban en el prólogo de Frankenstein.
No hacemos más que intentar nuestra propia versión de los hechos. Mirar, como desde los desiertos de la luna, el año del verano que nunca llegó. 
(Fragmento de "El año del verano que nunca llegó" de William Ospina).  



Gran descubrimiento el de Ospina (¡Muchas gracias, Paymon!). Toda una sorpresa, verdaderamente. Esperaba una novela al uso y me encontré con un relato/ensayo apasionante sobre multitud de caminos que giran alrededor de Villa Diodati, el lugar donde una noche de verano se reunieron Lord Byron, Mary Shelley, Percy Shelley y Polidori y crearon a Frankenstein y Drácula. Un libro con un estilo apabullante, repleto de información, magníficamente escrito y que me ha recordado bastante a Vila-Matas. Un libro de esos que tienes que intentar leer pausadamente para disfrutarlo como merece, algo bastante difícil porque atrapa desde las primeras líneas y quieres devorarlo en horas. Un libro, no obstante, para leer y releer. Hay que seguir a este Ospina...



Y mientras buscaba información sobre Villa Diodati, encontré una fabulosa serie de la BBC llamada "La vida secreta de los libros", donde explican en capítulos de 30 minutos la historia detrás de grandes clásicos...Frankenstein, entre ellos. Aquí os lo dejo. Solo en inglés, sorry.


4 comentarios:

PAYMON dijo...

¡jajaja! ¡Yo también me quedé totalmente pillao! la verdad es que llegué a él por casualidad, lo vi en una librería y no se por qué lo ojeé... enseguida me llamó la atención (tengo debilidad por todo lo relacionado con aquellos días en Villa Diodati) leí la contraportada y algún fragmento y me gustó mucho el tema y el estilo pero tenía miedo de que fuera un blufff, quiero decir, ¿un colombiano escribiendo sobre romanticismo inglés? (prejuicios, ya, ya... ) El caso es que no me lo llevé... en casa investigué un poco, no había ninguna reseña seria del libro todavía (acababa de salir) pero investigué a Ospina y me agradó mucho lo que descubrí, así que al día siguiente me lancé. Y ¡Bingo! ¡librazo! :D Un libro de esos que se recomiendan a los amigos de verdad :) ¡no a cualquiera! ¡jajaja!
En serio, le tengo muchas ganas a sus otros ensayos y a esa trilogía de novelas sobre el Descubrimiento que tan buena pinta tiene... a toro pasado me duele mucho no haber podido ir a la presentación del libro ¿te acuerdas?...

Anónimo dijo...

Pensaba lo mismo de la presentación!!!! Ay en fin.... muchas gracias por descubrir esta joya!!!! Sylvia

Holden dijo...

Frankenstein y Drácula sí, pero tenía entendido que también salió de allí el Doctor Jeckyl y Mr. Hyde, que es (de ser cierto que también salió de allí) de hecho mi libro preferido de aquellos :)

Tiene buena pinta el libro. Bastante, de hecho.

sylvia dijo...

Hola Holden! Me has hecho dudar así que me he puesto a investigar. Me suena que en el libro de Ospina cita en algún momento el libro porque habla de novela gótica (creo, ahora mismo no estoy muy segura). Pero indagando, lo que he averiguado es que seguro no salió de Diodati la obra de Stevenson. Se le ocurrió en un sueño, en eso coincide con Mary Shelley, pero nada más. Lo escribió en un sitio llamado Skerryvore que era su casa...y se ve que por allí hay un faro famoso..Como excursión esta tampoco pinta mal :D https://www.awesomestories.com/asset/view/Skerryvore-Cottage-Home-of-Robert-Louis-Stevenson