lunes, 15 de diciembre de 2014

He visto... Dos días, una noche

Toda la cinta está ahí para forzar al que mira a una sencilla pregunta: ¿Qué haría yo en su lugar? Los Dardenne quieren que el espectador sufra ante la limpieza de sus buenos sentimientos; ante lo que podríamos llamar 'la falacia de la buena educación o de la solidaridad mal entendida'. Todo el mundo sabe lo que tendría que hacer pero eso quiere decir poco. No se trata de elegir entre egoísmo o altruísmo, sino de quedarse con la duda, de, en definitiva, sufrir delante de nuestra propia incapacidad de decidir.
(Extraído de "La lúcida perversión de los Dardenne")

En dos días ha sabido enfrentarse a sí misma, conocerse algo mejor, recuperar la valentía y el espíritu de solidaridad que la sociedad occidental ha conseguido eliminar como rasgo definidor de la masa ciudadana, aunque emplear el término ciudadano para referirse a la población del mundo occidental quizás sea un eufemismo más que un calificativo real, estamos más cerca del súbdito que del ciudadano. (Extraído de Culturamas)

Enorme Cotillard y enorme película. Los Dardenne vuelven a darnos una bofetada cinematográfica. Dolorosa y  necesaria. No os la perdáis.

 

2 comentarios:

raúl dijo...

apuntada queda, pues, que no fallan nunca tus recomendaciones :)

sylvia dijo...

Espero que la disfrutes :)