La magia del teatro...



La magia existe. Ya hace tiempo que lo sé. Me da igual que no me crean los escépticos.... Existe, como existen el dolor y la alegría. No la vemos con los ojos, pero la reconocemos al (re)encontrarnos con ella. La identificamos enseguida, como cuando nos topamos con un viejo amigo que cruza una lejana calle.

Hay sitios más propicios para que se aparezca, eso sí, no se cuela en cualquier lado. Es selectiva y elige bien los lugares y las personas. Uno de sus sitios favoritos es el teatro. No descubro nada nuevo, por lo que conmigo no es necesario hacer acto de fe alguno.

Pero por si quedase alguna duda o alguien quisiera alguna prueba empírica en favor de mi argumento, hoy os puedo traer un pedacito de ella. La he robado, lo confieso. Y la traigo aquí para guardarla apresuradamente en el blog donde sé que estará a buen recaudo. Aquí os la dejo. Sin retoque alguno. Tal cual. Pronto contaré de dónde ha surgido...
 

Comentarios

raúl ha dicho que…
en ascuas nos tienes, oye, queremos magia! :)
sylvia ha dicho que…
En breve :D