jueves, 12 de diciembre de 2013

Ingenieras, no princesas

"Investigando me di cuenta de que la mayoría de ellas, por alguna razón, perdía el interés por la ciencia cuando tenían 8 años. Y no es una cuestión de biología. Es una cuestión cultural, cuando vas a una tienda de juguetes te das cuenta que nos quieren convertir en una princesa", explicó durante una conferencia este año.


 Por esa razón, después de darle vueltas al asunto, Sterling decidió que lo mejor que podía hacer para que ese porcentaje aumentara era crear un juguete que "estimulara" a las niñas a construir. A interesarse en la ciencia. (De aquí)


2 comentarios:

raúl dijo...

aleluya! lo de los juguetes para niñas, ese princesismo en rosa, es de un rancio inaguantable. un hurra por sterling.

sylvia dijo...

Pues sí :)))