De frases que me regalan...



La memoria cree antes de que el conocimiento recuerde.
("Luz de agosto", William Faulkner)



Tengo muy mala memoria. Cada vez más. Es una pena. Hoy me he dado cuenta de que con el tiempo voy olvidando frases que en cierto momento me fueron enormemente valiosas. Aunque no las olvido del todo, a veces se me aparecen en blanco. Recuerdo perfectamente que existen y que me encantaría recuperarlas (fueron un regalo de alguien que no se sospechó nunca que lo era). De modo que hago el intento: rebusco en estos mundos virtuales y consigo rescatar sus restos. Me tranquiliza hallar las palabras exactas que tanto buscaba y que dieron forma a mi recuerdo. Al releerlas, me doy cuenta de que hoy me sirven igual. O más si cabe. Supongo que por eso en el fondo tenía que acabar por encontrarlas... 

Hace unos días me regalaron otra. Alguien me decía que antes de tomar una decisión que le daba miedo o de la que tenía dudas pensaba: ¿Y por qué no?  Y como por arte de magia, obedecer esta frase la había llevado por caminos inesperados y auténticas aventuras. Desde entonces esta frase me acompaña (aunque de momento mucho caso no le he hecho). Pero quería dejarla por aquí. Me parece tan poética como pragmática. Aquí la dejo, pues. Por si algún día la echo en falta y sigo teniendo mala memoria... :-)

 

Comentarios

raúl ha dicho que…
regalo esta entrada, poética y pragmática! sigue anotando amiga, que estos posts, como las frases, no deberían olvidarse.
sylvia ha dicho que…
Mientras el tiempo y las oportunidades lo permitan, Raúl, :D Gracias!