miércoles, 6 de febrero de 2013

Tengo ganas de ver... Luisa no está en casa

Gracias a una persona cercana, una vez me crucé con Celia Rico...Fue en un festival de cortos y no íbamos a ver precisamente el suyo (!) Pero al cabo del tiempo, la chica hizo un corto y me iban llegando noticias suyas. La más sonada: ¡quedó seleccionada para irse al Festival de Cine de Venecia! El pasado domingo siguió su buena racha y ganó el premio Gaudí al mejor corto. Hay ganas de verlo, MUCHAS, especialmente tras las recomendaciones de algunos críticos... De momento, os dejo el tráiler para que la chica os vaya sonando. Algo me dice que llegará lejos... :-)




Luisa no está en casa / Luisa is not home Official 69th Venice Film festival 2012 selection from Luisa no está en casa on Vimeo.
 Extraído de la web del corto y las notas de su directora: 

Luisa, con su silencio, reproduce un viejo mecanismo, el del consentimiento. Siempre quise parar este mecanismo, como se para de repente una vieja lavadora. Por eso he sacado a Luisa de casa, de sus hábitos de obligado cumplimiento, para acompañarla y, a la vez, descubrir el efecto de su ausencia, descubrir que nunca es tarde para alzar la voz, para expresar la propia voluntad. Cuando surgió la idea de Luisa y su lavadora estropeada, pensé en la necesidad de escribir un guión sobre el doble sentido que puede adquirir el silencio en las mujeres de una determinada generación. El silencio puede edificar secretamente los hogares, como lo hace un bote con pequeños ahorros escondido al fondo de un cajón insospechado. Esta imagen concreta ha sido para mi la imagen de la economía familiar subterránea de las mujeres de una época. Luisa tenía que ser, sin duda, una de estas mujeres; mujeres que han sabido administrar con cautela los pocos recursos económicos de que disponían y construir con su dedicación incondicional la “bendita casa” (como reza el azulejo que decora el portallaves de la casa de Luisa). Pero al mismo tiempo, el silencio de Luisa es también una renuncia, un abandono de sí misma, un gesto más de su sometimiento como ama de casa y esposa.

No hay comentarios: