sábado, 26 de noviembre de 2011

De modelos y polémicas...


Podría alargarme infinitamente en este post. Podría comparar y analizar qué cosas comparto y qué cosas NO comparto en un caso y en el otro. Pero no lo voy a hacer. No quiero abrir un debate entre unos y otros, cada uno convencido y arraigado en creencias y no creencias. No creo en blancos y negros en este tema. No creo en generalizaciones tampoco. Pero el otro día leí esto y me dio cierta pena. OTRA VEZ. 8 idiomas y así pasa sus días alguien doctorado (pongo en barbecho el pensar sobre eso de que alguien pueda dominar tantas lenguas, porque ahora directamente no me lo creo). ¿A quién deberíamos culpar? ¿A la universidad? ¿O los profesores que aceptan esto deberían asumir cierta responsabilidad? Es que a mí me dijeron que si estudiaba... Bienvenidos al mundo real.

Más inteligencia emocional (o más inteligencia racional, pero de la de verdad) es lo que creo que hace falta en las universidades. Otra vez vuelvo a pensarlo.

Y todo esto viene hoy porque al leer la contra de La Vanguardia he pensado en que si de viejecita me preguntaran a quién te hubiera gustado parecerte más y quién crees que ha sido más útil en esta sociedad: este señor o éste, personalmente lo tendría clarísimo... Mentes abiertas es lo que necesita la universidad. Los grandes científicos siempre las tuvieron.

Cerebros no lavados, desde luego. Menos mal que tenemos a quienes desde el púlpito científico y las aulas universitarias nos eligen los detergentes.

Qué haríamos sin ellos...

2 comentarios:

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

¿De que diablos esta hablando? Y perdone la intromisión...

sylvia dijo...

De que hay que leer más... (¡enlaces! :-))... y de que hay que abrir la mente desde las universidades y tener la libertad de poder elegir lo que se estudia y luego ser críticos o no con ello. Muy chulo su blog. Saludos.