jueves, 27 de octubre de 2011

De cuentos fantásticos...

Sin Fantasía es mucho el Dolor
(M.Fernández, "No todo es vigilia
la de los ojos abiertos", 1928)


Me pasa frecuentemente, doctor -dijo el enfermo- que al ejecutar un acto cualquiera paréceme como que ya lo he ejecutado. No sé si usted experimenta alguna vez esta sensación tan rara y penosa. Hay amigos que afirman, quizá por consolarme, que a ellos les sucede otro tanto, de vez en cuando. Pero en mí el caso es frecuentísimo. Hablo, y apenas he pronunciado una frase, recuerdo, con vivacidad punzante, que ya la he pronunciado otra vez. Veo un objeto, e instantáneamente me doy cuenta de que ya lo he mirado de la misma suerte, con la misma luz, en el mismo sitio… Le aseguro, doctor, que esto se vuelve insoportable. Acabaré en un manicomio… Ahora mismo – prosiguió – siento, recuerdo, estoy seguro de que ya, en otra u otras ocasiones, he descrito mi enfermedad a usted; sí, a usted, en iguales términos, en la misma habitación esta… Usted sonríe, como sonríe ahora. ¡Es horrible! Hasta el chaleco de piqué labrado que lleva usted lo llevaba entonces. Todo igual. La teoría de las reencarnaciones pudiera dar una sombra de explicación al caso; pero sólo una sombra, porque si he vivido ya otras vidas, han sido diferentes …, en distintas épocas, con distintos cuerpos. ¿Por qué entonces veo las mismas cosas? ("La serpiente que se muerde la cola", 1912, Amado Nervo, México) Seguir leyendo


He aquí una sugerencia. Una curiosidad. Porque no todo lo fantástico va a ser anglosajón. Y por eso, lo dejo por aquí. Por si algún día os topáis con este libro. Es breve y curioso. Más que valor literario, me interesó como librito insólito. Para ver qué se escribía a principios de siglo en Hispanoamérica. Sólo por su introducción ya vale la pena:

Literatura subversiva que incursiona en el desorden, la anormalidad y la ilegalidad, la narrativa fantástica se constituye al revés aunque desde una base interna al orden cultural dominante, indexando lo ausentado, lo silenciado, lo expulsado. Expresión radical de la diferencia, legitimada estéticamente por el principio de autonomía, la narrativa fantástica modernista se perfila como discurso propiamente moderno.(Dolores Phillipps-López)



Y hoy de fondo, suenan un par de sugerencias de Paymon. Gracias!



Cada vez me gusta más Karen Elson...

6 comentarios:

PAYMON dijo...

¡Joer! con esa introducción hay que leerlo seguro...

Daniel dijo...

Estupendo vídeo de Karen Elson y muy buena la recomendación: a veces estamos tan sumergidos en el imaginario de terror anglosajón que lo consideramos como nuestro olvidándonos de otras latitudes... muy bien por el apunte.
Un abrazo (no radiofónico)

raúl fdz pacheco dijo...

interesante libro, conocía el realismo mágico hispanoamericano, son los maestros del género, pero no este modernismo fantástico. mola estas campanas negras, o bellas negras, o lo que sea, pero bien oscurito, desde luego. fantástica karen elson. buenas recomendaciones.

Evánder dijo...

Por lo que conozco de la literatura hispanoamericana estoy seguro que merece realmente la pena leer este libro.

Víctor Hugo. dijo...

Esas ediciones de Cátedra tienen cosas muy interesantes.

¡Saludos!

sylvia dijo...

:-D Buen/a castañada-halloween-fin de semana!