jueves, 29 de septiembre de 2011

De Einstein y la motivación...




"Todos los niños pueden ser Einstein si los motivas bien"

Fernando Alberca, profesor de secundaria

La entrevista completa, en La Vanguardia

[...]

Pero Einstein... ¡eso es picar muy alto!

Einstein fue carne de fracaso escolar hasta los 15 años. "Mortalmente lerdo", diagnosticó de él una profesora. "No está preparado para aprender, no llegará a nada", dijo otro.

¿Tan desastroso era?

Su propia madre decía que era retrasado mental. Hasta los nueve años no habló bien.

¿Qué le pasó para pasar a ser genial?

Lo que puede pasarle a cualquiera: motivación y método. Motivación: pese a haber suspendido, un profesor le invitó a asistir gratis a sus clases. Por primera vez, sintió que le valoraban, que creían en él. ¡Sintió cariño!

¿Asistió Einstein a esa clase?

Tuvo que irse a otra escuela. Pero allí un profesor de historia hizo lo que nadie antes: pedirle opinión sobre las cosas.

¿Esto motivó a Einstein?

Sí. Si sientes que confían en ti, ¡te creces, para ser merecedor!

[...]

Cada uno nace con su inteligencia...

El coeficiente de inteligencia es innato, permanece inalterable... y no sirve para nada. ¡Lo determinante es la motivación!

¿Cómo motiva usted a sus alumnos?

Les digo que todos pueden sacar un 10 conmigo. A partir de ahí, ¡un 5 les parece poco!

¿Tan fácil?

La escuela pone el foco en la sanción, fomenta el miedo al error. Debería ponerlo en el acierto. Y en la creatividad. Pregunté a mis alumnos: "De ocho caracoles de una cesta, salen tres, ¿cuántos quedan?".

Cinco, le dirían.

"Ocho –respondió uno–, porque han salido del caparazón, ¡pero no de la cesta!". ¡Es una respuesta que no debería ser penalizada!


9 comentarios:

Sergio dijo...

Tenía alguna referencia sobre la entrevista pero no me había entretenido en localizarla.
Supongo que para niños de casi 44 ya llegamos tarde, ¿no?.

sylvia dijo...

Nunca es tarde, Sergio :-)

Daniel dijo...

Yo estoy todo lo de acuerdo que se pueda con que lo importante es la motivación, que las matemáticas no entran por que no se da tiempo, etc, etc, pero es que luego el mundo adulto replica esos esquemas rígidos de la educación y tiende a encauzar la creatividad y a solicitar respuestas rápidas y "correctas"... Pero es un enfoque muy interesante. Nunca está de más estimular el pensamiento divergente, pero a la gente le cuesta aceptarlo (oooh, ya noto como ha vuelto mi natural escepticismo...)

raúl dijo...

¿su diagnóstico académico a los 15 fue "mortalmente lerdo"? diosmío, la cantidad de talentos desaprovechados que se habrá perdido el mundo!!

sylvia dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices, Daniel pero seguir los consejos de este hombre al menos llevaría a no desaprovechar muchos de los talentos que se pierden por el camino como dice Raúl
Yo daría la vuelta a la tortilla y evaluaría mejor a los profesores. Enseñar no es vomitar conocimientos y hacer que los alumnos los repitan sin criterio. Si no, sólo hay que pensar en los profesores que nos han marcado a todos. No son la mayoría de los que tuvimos y destacan por algo: quizá por motivarnos como cuenta este profesor. Voy a ser políticamente incorrecta y ahora que hay tanto follón con el sueldo y derechos de los profesores, estaría muy bien que realmente TODOS ELLOS se lo ganaran. Ser profesor es muy duro -no lo niego- pero también es verdad que no todos los que se dedican valen para ello...

Evánder dijo...

Cómo mola la leyenda de la foto de Einstein.

Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Un salludillo, guapa!

sylvia dijo...

Saludillos Evánder!

Daniel dijo...

Querida, si todos los que no valen para algo NO se dedicaran a ello, el mundo iría sobre ruedas...
Un abrazo!

sylvia dijo...

También es verdad :-)))