lunes, 27 de junio de 2011

De hadas...


Imágenes: Otto Björnik, del maravilloso blog Trixie's Treats


Hoy he tenido noticias de un hada. Está lejos. Perdida por el bosque. Entre árboles y bajo el sol. Las hadas son esquivas, difíciles de ver, volátiles y se las reconoce por su dulzura. Esa es mi conclusión hasta la fecha (¡Seguiré informando!). En cuanto un@ piensa en ellas, se te aparecen al instante. En raras ocasiones, tienes que llamarlas. Pero cuando lo haces, ahí que llegan, raudas, dispuestas a estar a tu lado.
La distancia no importa. El espacio tampoco es un problema. Por eso, de vez en cuando les pego un grito y ahí que acuden, diligentes, dándome siempre una esperada sorpresa. Con el tiempo, me he dado cuenta de que las hadas tienen los mismos problemas que el resto de las mortales. Y eso me da cierta pena. Es, en cierto modo, una desilusión. Yo creía que estar rodeada de bosques las hacía inmunes a ciertos peligros. Pero se ve que no. Se ve que de tanto mezclarse con los humanos y otros bichos, ya no son las que eran, ya no son inmunes y han perdido parte de su magia... Espero que algún día puedan recobrarla. Vamos a desear que sí.


The Bastard Fairies (La música no mata, pero sus vídeos son la mar de entretenidos :-))



4 comentarios:

raúl dijo...

de hecho, las madrinas de hoy en día, las encarnenhuesadas (todos tenemos una), son un antiguo vestigio nominativo de aquella hadas radiantes, no corpóreas.

sylvia dijo...

Veo que estás versado en el tema...ya te consultaré en caso de duda :D

Daniel dijo...

Fijaté, yo las hacía más esquivas y etéreas, efímeras... pero tú las debes tener muy bien entrenadas, veo. Lo que me extraña es que aun pervivan, aunque sea corruptas, con tan poco bosque que las estamos dejando... un saludo

sylvia dijo...

Perviven, perviven...pese a lo que acertadamente dices :D