miércoles, 16 de febrero de 2011

Espiando lo que sucede...


Una familia viviendo al límite de la disolución, una disolución evidente pero secreta; conviviendo en una casa que los contiene y los encierra, construyendo espacios personales dentro de los espacios compartidos, cada vez más complejos de conciliar.
Una convivencia imposible transitada desde el absurdo devenir de lo cotidiano, donde lo violento se instala como natural y lo patético se ignora por compartido.
(Extraído de Alternativa Teatral)


La familia nos educa, nos moldea, nos define. ¿Qué hubiera sucedido si hubiésemos nacido en otra familia? Seríamos otros, sin duda. Ésta es la idea de fondo que subyace en 'La omisión de la familia Coleman', un montaje teatral que recala durante un mes en el teatro Borràs de Barcelona. Dirigida por el argentino Claudio Tolcachir, lleva representándose con notable éxito por todo el mundo desde hace varios años. Teatro nacido a partir de la improvisación, lo que le da un aire de autenticidad pese a lo que vemos nos pueda parecer exagerado y grotesco. Y es ¿qué escenario mejor que el entorno familiar para representar lo grotesco? Actores perfectamente ensamblados dentro de un montaje que fluye, corre, entretiene, divierte y luego al irte, te deja un aire pensativo. Una muestra del buen teatro argentino, que últimamente tenemos la suerte de ver por aquí...

Pongo este vídeo y lamento que esté en catalán, pero pueden escucharse las declaraciones de los autores...


No hay comentarios: