viernes, 17 de diciembre de 2010

Recordando... La madre muerta


Yo veo todo un poco más oscuro de lo que realmente es. Eso se llama pesimismo, escepticismo, miedo, pero no es un defecto de mi vista: lo provoco yo. Y hasta pervierto el color de la realidad: gris, violeta, azul o marrón degradados, según el día, según mis gafas. Sin ellas puestas respeto el color, pero veo borroso, veo un mundo impreciso, desdibujado más allá de mis narices, éstas siempre en foco. Los sesudos dirían que esto es "la original mirada de un autor", pero personalmente pienso que soy un miope-astigmático, con gafas de sol degradadas graduadas. Y un ojo vago. Esto último tal vez contagiado al resto de mi ser. Vamos, una joya.

Cuando narro trato, pues, de precisarlo todo. La gente lo llama "perfeccionismo", y no suena mal, pero no saben que sólo es el intento vano de enfocar cada detalle que mis ojos físicos no alcanzan a definir. Un sinvivir óptico, ya saben.

"La madre muerta" salió de algún lugar profundo y fue filtrada y desenfocada hasta precisar, de modo simbólico y subjetivo. Su mensaje dolía al salir. Y al verla. (Juanma Bajo Ulloa, DVD, Avalon)

Bingen Mendizábal

3 comentarios:

Sr.Sömmer dijo...

Peliculón. Así de claro.

Anónimo dijo...

Se rodó en mi instituto , que heavy!!!Es la que mas me gusta de Bajo Ulloa!
Saluditooos


Alice

sylvia dijo...

Pues sí, sr.sommer! Andaaaa, qué sorpresa Alice! Besos!