jueves, 2 de diciembre de 2010

De Lamias...

Imagen descubierta aquí gracias a Mira y Calla

Muchos orígenes se les atribuyen al mito de las Lamias. A quien le interese sólo tiene que leer la wikipedia pero por Internete, he encontrado este origen y lo copio directamente. Interesante, interesante...yo me lo quedo :)

Tal y como lo cuentan los Capadocios, Lamia era la suma sacerdotisa de la Madre oscura Lilith. Su nombre, título y deberes eran una herencia de su madre, que a su vez los había heredado de la suya. Esto ha sido así desde los tiempos del Jardín del Edén, cuando la única hija de Lilith, la primera Lamia, fue engendrada por Adán en un acto de violenta pasión al negarse Lilith a servirle. Lamia, y todas las Lamias posteriores, veneró en secreto la memoria de la Madre Oscura, la Mujer Anterior a Eva. Cada Lamia buscaría a mujeres de valía para hacerles comprender su ascendencia e instruirlas en las secretas artes de su sexo. Cuando llegase el momento, cada una recibiría la semilla de un esclavo anónimo (sacrificado después a la Madre Oscura) para criar una hija.

A lo largo de los años, el Culto de Lamia fue un secreto para los tiranos, reyes y senadores que enterraban el destino de los hombres bajo sus pies. Pero los no muertos tienen oídos en todas partes, y sucedió que Lazarus, del clan Capadocio, llegó una noche sin luna al templo escondido en el que Lamia celebraba sus ritos ante la Madre Oscura. Su fervor y erudición, y quizás otras cualidades, tocaron algo que Llevaba mucho tiempo oculto en el corazón del Capadocio; y así, emergiendo de su escondrijo, Lazarus cayó sobre Lamia, como hiciera Adán en el amanecer del mundo, Abrazándola ante la desaprobadora mirada de la estatua de ébano de la Madre Oscura.

Al llegar el amanecer, Lazarus se escondió en el interior del templo, y al despertar de nuevo instruyó a su nueva chiquilla en el mundo de los no muertos” La hermosa sacerdotisa, decretó, pasaría la eternidad en contemplación de la muerte, la Madre Oscura de la que nadie escapa. Lamia, con una ligera sonrisa, accedió a acompañarle... pero no sin susurrarle al oído algunos de sus propios secretos. Lazarus, amistoso como debía mostrarse un sire con su chiquilla, se detuvo a escuchar, y Lamia habló. Lo que ella le dijo, jamás lo ha recordado. Pero incluso los tranquilos Ladrones de Tumbas encuentran extraño que Lazarus nunca haya vuelto a hablar con su chiquilla desde la noche del Abrazo, buscando siempre algún pretexto para evitar su compañía. Cuando las circunstancias fuerzan la proximidad de sire y chiquilla, Lamia suele dirigir una mirada a Lazarus, después sonríe y musita unas pocas silabas ininteligibles; y el cadavérico semblante de Lazarus se vuelve todavía mas pálido. De hecho, algunos de los neonatos más descarados murmuran que Lazarus se ha convertido en un ermitaños sólo para librarse de ella.

Copiado de aquí, donde podéis seguir leyendo...

Kyla La Grange- Vampire Smile

3 comentarios:

Supersonic-Man dijo...

En Navarra los Lamias son unos duendes que cuidan de los bosques. Riéte tú de los guardas forestales.

sylvia dijo...

:D

PAYMON dijo...

Lamiak, no lamias :)))