martes, 1 de junio de 2010

De otras miradas y de musas rebeldes...


Hace falta a veces que alguien haga una película, escriba un libro o tan sólo nos comente algo para que lo que miramos cambie en cierto modo. Algo en lo que no te habías fijado, de repente cobra vida, llaman tu atención detalles hasta ahora no observados o simplemente, estamos más despiert@s a unas cosas que hasta la fecha no prestábamos atención.

Eso es lo que me acaba de pasar tras leer La musa rebelde (Elizabeth Hickey). Me encantó su anterior libro El Beso (hablando de Klimt) y nada más ver éste tuve que pillarlo. Una pena que no esté a la altura que el anterior (repite fórmula, calidad de pobre best seller, roza demasiado la novela rosa). Pese a ello, se lee en un suspiro y lo más interesante: te descubre un personaje (Jane Burden), la musa del título que fue el eje de un triángulo amoroso formado por Dante Gabriel Rossetti y William Morris, con quien se casó.

La novela sirve así para redirigirnos la mirada y observar más allá de los cuadros. Burnes-Jones, John Rushkin, la pobre suicida y ofeliana Elizabeth Siddal (¡merecería una novela aparte!) o Fanny Cornforth van y vienen durante las páginas de esta novela, que no me gustaría que quedara sepultada en un alud de recientes novedades.

Descubrimos así, en las primeras páginas, que Jane Burden era considerada poco agraciada en su entorno y tuvo que llegar Rossetti para que los demás la empezaran a ver de forma distinta. Si eso fue una suerte o no para ella nunca lo sabremos. Pero Hickey nos da la oportunidad de que lo imaginemos al menos, recreando la historia de ese rostro que representó a Prosperpina y al a Ginebra artúrica, que hemos visto montones de veces. Personalmente, me la ha hecho por fin notar con nombre y apellido y ha hecho que me interese por fin por ella. Algo que no hice ni cuando visité en Madrid la expo de prerrafaelitas. Sólo por eso ha valido la pena la lectura, porque en definitiva, ha hecho lo que tienen que hacer los libros, sean buenos o menos buenos: cambiarnos la mirada.

Más: Las musas y sus artistas
Proserpina


Alela Diane

4 comentarios:

Dante dijo...

Suena muy interesante, aunque si dices que el anterior es mejor, habrá que buscarlo...
Un saludo

sylvia dijo...

Lecturas de verano: pasan rápido y se aprende algo...saludillos!

pd: Aprovecho para decir que a partir de ahora incluiré enlaces a Casa del Libro (librería online que como usuaria he usado siempre sin problemas) y de la que me he hecho afiliada. Eso significa que si alguien compra un libro a través de este blog recibiré un centimillo cada tres meses, me haré rica y podré retirarme (!) :) En fin, sirva esto para decir que he decidido no poner publi en este blog porque me gusta hablar aquí libremente de lo que quiera :) Además, me gusta CdL, es lo más parecido en eficacia que he encontrado para libros (Amazon aparte, of course)

raúl dijo...

además suelen hacer promociones para realizar pedidos sin gastos de envío, y la web es muy navegable, está muy bien. pero vamos, yo no he venido aquí a hablar de mi libro (contra-parafraseando a umbral) sino del esa "lady divine" tan maravillosa, que me ha dejao flotando después de la audición. GREAT!

sylvia dijo...

Juasjuas :)