miércoles, 9 de junio de 2010

De historias que me dejan muda...


Estos días ando un poco sin palabras. Me censuro yo solita mientras observo cosas que no entiendo y que aún no sé si son buenas o malas. Tiempo al tiempo. Esta semana me ha tocado descanso, ¡lo necesitaba tras un finde intenso! Pero mientras lo dejo todo en barbecho, sigo aprovechando para atar cabos sueltos, cosas no terminadas y pendientes que por fin parecen haber llegado a su final. Ya era hora.
Y así, siguen habiendo historias que me enmudecen. Historias como las que nos relatan en un interesantísimo curso al que asisto de medicina forense, historias que nos hacen conocer la vida que hay detrás de muchos conocidos y no tan conocidos casos legales, historias que te hacen ver las distintas aristas de muchas cosas aparentemente terribles. Y no sólo me dejan flipada a mí sino a otra gente, como a J.M. Andreu, cuya historia recogió ayer El periódico y me dejó mudita también. Historias que asimismo podrían ser la trama central de cualquier novela de John Irving, autor que se pasará hoy por Barcelona y al que me perderé por autoprescripción médica pero de cuyo evento ya me harán crónica. ¡Id si podéis! Y es que no me separo de las historias insólitas. Me topo con otra hoy mismo, repasando El País y que habla de los vinilos más buscados y cotizados en España. Y vuelvo a sorprenderme al descubrir los grupos que protagonizan este insólito ránking... Bandas como Familia Real o Vainica Doble y que tuvieron hits -descubro- como estos... en fin, mejor que me vuelva a quedar muda escuchándolos un rato, porque tienen su qué :D


Dios se salve a sí mismo, Familia Real



Caramelo de limón, Vainica Doble
...irrepetible vídeo...

6 comentarios:

raúl dijo...

no conocía a la familia real, pero ese sencillo vale su peso en oro! es un incunable! las vainica doble, directamente, no tienen precio, por mucho que se empeñen en demostrar lo contrario en sus canciones. me acuerdo de aquella que decía "cero, cero a la izquierda, como el gato de polanski, me transformo en mierda". mag-ní-fi-cas

sylvia dijo...

la busco! :)

Anónimo dijo...

Con ganas de leer lo último de John Irving, jó, todo pasa en Barcelona...!
Saluditooooss

Alice

sylvia dijo...

Ya sabes...viajecito para aquí :)

Supersonic-Man dijo...

Nunca llego a comprender historias tan obsesivas como las de sr. Andreu y el coleccionismo de discos. Vidas privadas de mucha libertad, bajo mi punto de vista.
Aunque mucho mejor que delinquir, claro.

sylvia dijo...

...cada un@ llena sus huecos vitales de formas únicas e incomprensibles para los demás...