miércoles, 10 de marzo de 2010

Cosas que los nietos deberían saber...

Pero es en la recreación y la búsqueda del azar y el destino a partir de lo más tonto, como en los libros de Paul Auster, donde el relato se vuelve más intenso: el día que rompe sin querer la bola de Navidad con el nombre de su hermana, cuando habían dicho que la primera en romperse representaría al primer hermano que moriría, o el rechazo de la amistad o colaboración con Elliott Smith porque la vida ya le había dado demasiado dolor y Mark no intuía nada bueno… Quizá demasiado corto y finalmente sí algo frío para todo lo que contiene dentro (es imperfecto en tanto que dan ganas de seguir y seguir leyendo), este es un libro que no puede ignorar ninguna persona que se haya sentido alguna vez ligeramente atraída por alguna canción de este grupo. (Extraído de Jenesaispop)

Acabo de leer ‘Cosas que los nietos deberían saber’ y ¡ando recuperándome! Sí, lo intuía: un libro bastante deprimente pero iluminador, adictivo, estupendo, emocionante, lleno de hermosos y también sobrecogedores pasajes. Gracias, Lilvia, por la recomendación. A veces hay que pasar por periplos emocionalmente dolorosos para aprender y convertirte en quién acabarás siendo. De un@ dependen las consecuencias de ese periplo. Si será aleccionador o bien devastador. A veces también te embarcas en esos caminos aún sabiendo dónde te van a llevar y lo haces porque no tienes más remedio o porque lo eliges conscientemente, sabes que hay que pasar por ahí, la vida te lleva por ese sendero siempre por algo. Eso Mark Oliver Everett, alma de Eels, lo sabe muy bien. Memoria autobiográfica, cúmulo de reflexiones, relato real de lo que se esconde en sus canciones, todo ello es este libro sincero, donde Everett nos cuenta sobre todo cómo su familia se ha ido esfumando y la música literalmente le ha salvado la vida. Y es que creo que en el fondo el libro va de eso. De lo que salva/o puede salvar la vida a cada un@ y tras leer estas páginas, me reafirmo en la idea de la ilusión, de la pasión por algo. Sólo es necesaria una ínfima luz de entusiasmo por algo para que eso nos sirva de tabla salvavidas, de motor o lucecilla en los momentos en que todo parece estar oscuro. La vida es corta y Everett lo sabe y por ello, pone todo su empeño para saborearla y ser consciente de ella. Para Everett, su pasión consiste en escribir y componer canciones maravillosas que tocan la fibra a muchos de sus fans y quizá sea ese el sentido de todo para él: pasar por todo lo que ha pasado para poder dar vida a esas melodías que, como este libro, nos dejan con el corazón gratamente encogido...

My heart's in the right place... Ahora lo pillo ;)




Más

15 comentarios:

silversroadnottaken dijo...

y yo todavia planteandome cuando tendré hijos... me encanta silvi

sylvia dijo...

Everett no tiene hijos ni novia... :) Un poco irónico el título porque él tampoco sabe si tendrá nietos xD Espero que te lo plantees en positivo porque con las divertidas 'criaturas' que te rodean (cómo me reí!) es para planteárselo xDDD Besos!

Evánder dijo...

¡Qué importantes son esas lucecillas de las que hablas cuando todo el panorama que nos rodea se vuelve negro. Nos ayudan a ver en la oscuridad y poder seguir caminando.

Bonita entrada.

Besos!

sylvia dijo...

Sí... con una sola y pequeñita basta :D
Besos!

elbucaro dijo...

Interesante tu comentario, es de los que animan a leerlo. Un besote.

sylvia dijo...

Gracias, elbucaro, por la visita. Ahora me daré una vueltecilla por tu blog.
Aprovecho para saludar a tod@s los visitantes de este post, que son muchísimos...es increíble las visitas que recibo gracias a este libro...es una locura...Saludillos y a disfrutar de su lectura :)

Oyer dijo...

El libro me ha capturado absolutamente este verano, y exige que vaya al concierto de EELS (17 y 18 sept, Madrid y BCN) para liberarme!
Enhorabuena por el blog.

sylvia dijo...

Disfruta del concierto y de la sobredosis musical que seguro que el libro te ha inspirado! Me he acordado mucho del libro estos últimos días... creo que deberíamos releerlo una vez al año al menos... Saludillos!

Gala dijo...

Hola Silvia,
nada quería compartir que por casualidad dí con este libro en una libreria mientras hacia tiempo esperando a una amiga. Es tan cercano y personal lo que cuenta y a veces tan comprensible que da casi verguenza leerlo, no sé si me explico. Acabo de terminar el libro y claro... necesitaba más.
De una casualidad a otra he dado con tu blog, voy a seguir tus recomendaciones musicales. Gracias y ilusiones a montones! Gala.

sylvia dijo...

Gracias Gala y bienvenida! ¿Volverá a escribir otro libro? Ojalá! Besos!

kanija-kanika dijo...

melo voy a leer entonces! saludos!

Silvia dijo...

Hola Tocaya:
Pues me lo voy a leer y cuando acabe tendré que incluir en mi blog ¿Para qué sirve una canción?
Está claro que Everett ya sabe para qué le sirve.
Saludos

Silvita

www.silvitainwonderland.blogspot.com

sylvia dijo...

Hola! Esperaré tu crítica!! Saludillos!

Silvia dijo...

Bueno ayer estuve viendo y escuchando la música de The Eels el grupo de Everett y no está mal, ya me sonaba, se puede ver en su web
www.eelstheband.com
Silvia

sylvia dijo...

Cuando leas el libro, la escucharás con otros oídos...ya verás :D