lunes, 14 de diciembre de 2009

Mi último libro del año... (y 1)


[Fragmento 1]

José me contó una teoría que existía acerca del timo, una glándula que tienen los niños debajo del esternón y que se atrofia con la adolescencia.
-Ahí se fabrican las defensas, creo, los globulitos blancos y esas cosas de la sangre, ¿sabes?, pero se dice que además controla, de alguna manera imprecisa que, claro, nadie ha sabido describir, los afectos, y su funcionamiento, en la edad infantil, está relacionado directamente con el cariño recibido. Con los abrazos. A más abrazos, más timo. Si no hay abrazos, cógete que vienen curvas.
-No lo sabía, ¿Quieres decir que mi timo es una porquería?
-Que lo fue, sí. Ahora estará atrofiado, como el de cualquier adulto. El mío, si te soy sincero, tampoco vivió grandes momentos de gloria pero ahora nuestro timo es como el de cualquiera. De mayores, estamos todos empatados. Hay que ponerse las pilas y ya está.
-Abrázame - le pedí.
-Vente a Barcelona.
-¿Cómo?
-En avión, a pie, en coche, tren, autostop...
-¡Ya, ya!
-Vente a Barcelona. Conmigo. Hoy mismo. Y si hay sol te llevo a la playa. Bien, y si no hay sol, lo ponemos nosotros.

(Continuará en los próximos días...)

5 comentarios:

raúl dijo...

como diría faemino: a ver si nos entendemooos. timo = engaño, no? cuantos + abrazos + mentira. ya tengo ganas de saber cómo continua este asunto!

Tío Einar dijo...

¡Que bueno! ¿No?
:)

sylvia dijo...

... continuará con el principio...no digo más, por ahora! :)

Jimena dijo...

Más, por favor MAAAAASSSSSSSSSS!

Pues hay que crear un ejército abrazador de la glándula Timo: EAGT que coma mimos y dé abrazos

Ji :-)

sylvia dijo...

Suscribo la propuesta :-)