martes, 20 de enero de 2009

De Budapest, Agota Kristof y blogs desaparecidos...


Ya lo leí; no tengo cuerpo para escribir la reseña; acojonante; terrorífico; qué bueno; Jelinek visita a los Hermanos Grimm; nunca unos niños dieron tanto miedo;
(Lector Malherido)
(En referencia a su Trilogía, finalista del Premi Llibreter 2007)

Buf, hacía tiempo que no me llamaba la atención una ciudad pero es que, lo que son las cosas, recibí el otro día un correo publicitario titulado: ‘Sylvia, vente a Budapest’ y claro, ¡me emocioné! Me imaginé que no era publicitario, me acordé de un par de personas que han estado allí, y me puse a leerlo y a buscar cositas y cositas de Budapest... :) Y claro, me di cuenta que qué casualidad, que me topara con este mensaje de la capital de Hungría justo cuando andaba en las nubes por haber descubierto tan solo un día antes a Agota Kristof y sus relatos ‘No importa’ (y luego, su historia autobiográfica, La analfabeta). Una escritora húngara (sí, ya sé, ya sé...¿qué queréis que haga?) y que me tiene perpleja, y emocionada, y en shock positivo... y digo que ha supuesto un descubrimiento casi comparable a otras grandes como Lispector, AM Homes o Ali Smith...

Y así buscando, buscando también cositas sobre la Kristof, me topé con otra inesperada alegría: una crítica positiva en Lector malherido, un blog que ya se ha despedido y al que desde que empecé a visitar la blogosfera he ido leyendo y sulfurándome por sus despiadadas reseñas encontradas a través de Google. Hacia finales de año, tras topármelo por enésima vez, vi que se despedía y ocurrió lo más insospechado... Mi lado sentimental pudo más y tuve que mandarle un mail a su autor, lamentando -aunque no sé por qué!- ese adiós (¡si es que soy una blanda!) y sobre todo lamentando no haber conseguido ser capaz de pillarle una buena crítica de alguien. Criticó tantos buenos libros y autores y dijo, a mi parecer, tantas barbaridades... Ains, cuantos ratos (superficialmente) perdidos y anotados en ese blog! Pero se ve que no todos fueron tan perdidos y gracias a este periplo húngaro personal de estos días, he dado -¡por fin!- con palabras, amables, que digo amables, si son casi tieeeernas, ¡para ser él! ¡Qué bien que por fin coincidamos parcialmente en algo! (Aunque la gracia también está en lo otro, en cuestionarlo todo...) Más vale tarde que nunca, digo... Buena suerte en tus nuevas aventuras y espero leer algún día alguna crítica **seria** (la lista de libros elegida era demasiado buena)... Será interesante ver cómo el gusto literario real reemplaza a la provocación constante...
Buen viaje por la blogosfera...que al parecer sigues andando por ahí... :)

Nota: Cuestiones de espacio me impiden copiar un relato. Así que en vez de un principio, hoy pondré un final...

El del cuento 'La gran rueda'. Dice así:

Tienes miedo de todo.
No hay que tener miedo.
Es sólo que hay una gran rueda que gira. Se llama Eternidad.
Yo hago girar la gran rueda.
No debes tener miedo de mí.
Ni de la gran rueda.
Lo único que puede dar miedo, que puede hacer daño, es la vida y tú ya la conoces.

(No importa, Ed. El Aleph Editores)


7 comentarios:

Sergi dijo...

Alguns dediquem els nostres blogs a parlar d'allò que positivament ens mou, considerem que hi ha poc temps i masses coses bones com per centrar-nos en escriure sobre coses que detestem. Entenc però, que es pugui donar la postura contraria... cadascú és amo del seu temps.
Una escriptora hungara? Qué hi hem de fer? Sylvia, no sé si he entès gaire bé les teves paraules però, ...sembla que t'estàs disculpant? Estic segur que t'estic mainterpretant. Qui millor que tú com per saber que a qualsevol part del món et pots trobar amb escriptors fascinants, oi? ;)

sylvia dijo...

Hola Sergi!

Sospecho -sólo sospecho- que al Lector Malherido tb le mueve la lectura, y los buenos libros comentados...y que le mueve eso positivamente... la forma de hablar de ella quizá sea ir por el camino radicalmente contrario, molesta a veces, criticando a veces cosas que parecen algo intocables...sospecho, repito... La verdad es que a mí leer según qué comentario de él, me incita a la lectura, ni que sea para llevarla la contraria :-)

I no, no, no em disculpo, jeje :) Estic encantada d'haver-la conegut...però és un comentari irònic dirigit a algunes persones que llegeixen això i troben els meus gustos una mica peculiars :P

Ui, quin embolic d'idiomes... :)
No et perdis la Kristof!

PAYMON dijo...

No recuerdo a quién le oí la acertadísima frase: "tenemos la ilusión de que al comprar libros también compramos el tiempo para leerlos..." ¿Cuando va a acabar esto? ¡Que pare ya! ¡Que pareeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!

sylvia dijo...

¿Tiempo o ganas???

Ay, Paymon...es que no tengo gato y se nota :P

Anónimo dijo...

sólo he leído l atrilogía, pero agota kristof me encantó, me enganchó, me pareció adictiva (y bastante hardcore, btw).
s

sylvia dijo...

solo??? oh! Y ahora cuándo encuentro tiempo y ganas yo, s? :o)

Sergi dijo...

bastante hardcore, S.? suma y sigue...