martes, 17 de julio de 2007

Desconocidos...

Hoy de nuevo ha vuelto a pasarme: alguien totalmente desconocido ha iniciado conmigo una conversación y me ha revelado su vida. No sé por qué sucede pero me pasa... de repente, ocurre sin que yo me dé cuenta. Esta vez he conocido a una chica inmigrante que me ha contado lo duro que fue venirse a España y luego al traer a su familia. Casi se encuentra ahora más sola que antes. Qué contradicción...primero echaba de menos a su hija y su marido y ahora se siente atrapada. Sin esperar nada, sin ilusión, sin tener a nadie con quien compartir...y sin apenas poder dormir por las noches.
Me ha dicho: cuando mi hija se marcha a la playa y me dice 'adiós', se me pone la carne de gallina. Le digo, no me digas adiós... pues le recordaba cuando tuvo que despedirse de ella para venirse a España y no volver a verla durante dos años. Ahora ha conseguido lo que quería, labrarse un amago de futuro aquí, estar con los suyos, pero se sentía terriblemente sola, como
si el peso finalmente se notara y fuera a estallar en cualquier momento...

No hay comentarios: