lunes, 1 de junio de 2015

Charlotte



Las palabras no siempre necesitan un destino.
Se les permite detenerse en las fronteras de las sensaciones.
Vagando sin cabeza por el ámbito de lo impreciso.
Y es tal, en efecto, el privilegio de los artistas: vivir en la confusión.