jueves, 27 de febrero de 2014

domingo, 23 de febrero de 2014

De trenzarse el pelo...


 (Fotografía: Lucia Humer, Rapunzel)

Escribir es como trenzarse el pelo. Tomar un montón de mechones desordenados y ásperos e intentar darles unidad. Tus dedos aún no han perfeccionado la labor. Algunas trenzas te quedan largas, otras cortas. Algunas son gruesas, otras finas. Algunas pesadas. Otras ligeras. Como las distintas mujeres de tu familia. Esas cuyas fábulas y metáforas, cuyos símiles y soliloquios, cuya dicción y je en sais quoi, por obra de sus dedos, se deslizan día a día en tu sopa de subsistencia. (Krik Krak, E. Danticat, extraído de El poder de la palabra).


jueves, 20 de febrero de 2014

sábado, 15 de febrero de 2014

De Pussy Riot: A Punk Prayer


Se estrenó la semana pasada y os lo recomiendo encarecidamente. Este documental de la HBO siguiendo todo el proceso de las Pussy Riot es un documental más que necesario en estos tiempos que corren. La historia de una auténtica caza de brujas en la sociedad reaccionaria de pesadilla que está creando Putin en Rusia.

En el siglo XVI las hubieran quemado”, dice el hombre cuya larga barba blanca hace pensar en un miembro de los ZZ Top. Pero no, nada más lejos de un veterano músico de rock and roll que este señor, portador de una remera negra en la que se lee “Ortodoxia o muerte”. La ortodoxia a la que refiere es la de la Iglesia católica rusa a la que el señor de barba, y otros señores de barbas parecidas, ve amenazada en sus mismísimos cimientos por tres chicas. Parte del colectivo feminista Pussy Riot, en el momento en que el señor ortodoxo hace sus declaraciones, las chicas están siendo juzgadas en los tribunales de Moscú por incitación a la violencia y vandalismo. Meses antes, las chicas se pusieron a aullar canciones punk contra el patriarca de la Iglesia rusa y jefe de gobierno, Vladimir Putin, en el altar de la Catedral de Moscú. Para el señor de barba y los otros señores de barba las chicas son lisa y llanamente brujas o “demonios con cerebro”, como dice otro. De allí, la nostalgia por aquellos gloriosos siglos pasados en los que a las brujas se las quemaba, y listo el pollo.
[...]
“La palabra es riot y quiere decir levantamiento, rebelión”, frasea Nadia ante uno de sus interrogadores (curiosamente, el documental incluye una buena cantidad de interrogatorios, por lo visto no tan secretos). “¿Por qué no se anima a decirla? No le tema a la palabra, como le pasa a la gente del gobierno”, se la sigue Nadia al tipo que está fuera de cuadro. Colectivo de artistas, músicas y filósofas (ésa es la licenciatura de Nadia), las Pussy Riot tomaron su nombre de Riot Grrrl, movimiento musical y político feminista-punk de los ’90. “
(Extraído de aquí)
 


Escuchando hoy a... The National

sábado, 8 de febrero de 2014

De Amélie Nothomb... Barba Azul





Tout ce que l’on aime devient une fiction
(La nostalgie heureuse, Amélie Nothomb)

Termino una jornada laboral de pesadilla pero sé que al final de la tarde me espera algo bueno. Amélie Nothomb está en Barcelona y voy a ir a verla. Por fin. Tras muchos años siguiéndola, finalmente voy a poder verla y escucharla. Viene a presentar “Barba azul”, una reescritura del cuento de Perrault del mismo nombre. Hace días que lo he leído y he recuperado a la Nothomb que me gusta: la que cuenta una historia que engancha, la Nothomb que juega con el lenguaje y la Nothomb que da una vuelta de tuerca final. 



Nothomb empieza a interpretar su personaje nada más pisa el escenario del Instituto Francés. Lleva su característico sombrero de copa y empieza a beber champán como si nada. Contesta a la retahíla de preguntas profundas que le plantean con sencillez y buen humor. La escritora también contesta al público. Admite su ignorancia con respecto a la literatura española, pero a la vez afirma que el Quijote es su libro favorito (aparece en esta novela). Habla de por qué ha querido (re)crear a Barba Azul, un personaje oscuro al que ha intentado ver con otros ojos y por último, cuando le preguntan por qué consigue escribir tanto nos confiesa que el secreto se halla en no parar de escribir ni un solo día. 

Hay que aprovechar la herida cuando empieza a sangrar, nos dice, y hay que dejar que esa sangre salga y salga. Si se deja cicatrizar esa herida, c'est fini. El flujo se detiene y habrá que esperar que vuelva a abrirse otra nueva. 


Cuando me acerco a ella y veo que empieza a hacernos preguntas, mi francés se encalla en mi garganta. Nothomb sigue interpretentando su papel de escritora extraña pero a la vez sumamente cercana y eso me descoloca un poco. Constato que tiene algo de especial. Y de hecho, lo comentamos con varias personas antes de este encuentro...

Todas hemos recordado el momento exacto en que hemos leído algún libro concreto de Nothomb. Todas, por motivos distintos, guardamos un recuerdo demasiado personal de alguno de sus libros y ese creo que es el motivo de por qué le perdonamos que no todos sus libros estén a la misma altura. Es el motivo, pues, sospecho, de por qué consumimos, incansables, cada año nuestra pequeña dosis de Nothomb. De por qué siempre estaremos ahí, atentas y convencidas, de que esos momentos volverán a repetirse.

lunes, 3 de febrero de 2014

De La rosa tatuada de Tennessee Williams



Si nos fijamos, pues, en la composición de la obra observamos el atrevimiento que comporta la elección de la escenografía, en la cual la vivienda de los Delle Rose se materializa como un cubículo que gira sobre sí mismo y sobre el que se sobre-impresionan imágenes y coloridos a lo largo de la obra. Si bien esta apuesta sorprende por su audacia artística, el aislamiento de la vivienda sobre un escenario vacío enorme hace difícil captar el contexto espacial y social de la obra, dejándola en un limbo difícil de concretar para el espectador. A esto se suma la opción por una iluminación de poca intensidad y el uso de tonalidades musicales de ritmo étnico, con el objetivo de darle un toque más intimista a la representación y apelar a aquello más emocional que uno lleva dentro. (De aquí)




Admito que ir al teatro me llena de energía, aunque esté tan cansada y agotada que dude de que voy a poder aguantar casi 3 horas de representación. Pero cuando un montaje es bueno consigue, como he dicho, llenarme de energía, cargarme las pilas y disfrutar de una obra como la que traigo hoy aquí.


Desconocía el texto de Tennessee Williams (creo que necesito urgentemente hacerme con su obra completa, porque todo lo que he visto de él me ha entusiasmado) y no sé hasta qué punto Carlota Subirós, la directora de la obra, lo "ha manipulado" en el buen sentido del término.

De la obra me ha gustado su ritmo bien levado,su escenografía tan simple como efectiva y evocadora, y unos actores, en especial Clara Segura (Anna Magnani total) y Bruno Oro, que sustentan muy bien una historia que enamora desde los primeros minutos en que su engranaje se pone en marcha.

Un diez...y el teatro lleno...


domingo, 2 de febrero de 2014

De Philip Seymour Hoffmann...

Hace nada vi "La duda". La pasaban en la tele y me habían dicho que no valía la pena. Me enganchó totalmente, y creo que en fue en parte gracias a Philip Seymour Hoffman.

A veces la vida toma decisiones difíciles de entender.

Se ha ido uno de los actores más grandes e interesantes del panorama cinematográfico actual. Nos deja grandes personajes en Happiness, Capote o Boogie Nights. No será fácil olvidarlo...

De La estrella...

Hoy se entregan los premios de cine Gaudí. Entre las nominadas (por mejor actriz y mejor actriz secundaria) se ha colado "La estrella", una adaptación de la novela de Belén Carmona del mismo título. Es una de esas pelis que han tenido éxito por las recomendaciones entre espectadores. Yo me sumo a ellas. Una peli llena de vida y que vale la pena no perderse...